Carmen Gauna

Carmen Gauna Benítez 

«Con amor hay que vivir la vida. ¿De qué sirve preocuparse? ¡Tenemos que sonreír, sonreírle a la vida, es lo importante!”, suele escuchársele decir con actitud alegre a Carmen Gauna Benítez que el 16 de julio de 2021 cumplió 101 años! 

Conversar con ella es agradable, sus palabras expresan sabiduría.

Es una encantadora persona con mucho sentido de humor a flor de piel.

Carmen es madre de 14 hijos, abuela de 40 nietos y bisabuela de más de 20 bisnietos. Querida y emblemática vecina de la comunidad de Soldini (Prov. de Santa Fe, Argentina).

Es una inmigrante como tantas que nació en Paraguay y vino a Argentina en la época de la revolución de los Federales y los Colorados. Se escapó a los 20 años  de su tierra  porque al ser hija de indio  y española ,en su tierra era considerada mulata lo que implicaba que fuera vendida como esclava.

Aquí en nuestro país , emprendió  una vida de trabajo y sacrificios, fue una campesina que durante largos años fue una trabajadora golondrina partiendo de una cosecha a  otra para sostener y criar a sus hijos .

Como mujer rural es la poseedora de los conocimientos ancestrales de su cultura: las prácticas agroecológicas, la selección de semillas, los métodos de recolección de agua. Es, además, la que transmite esos conocimientos, la que conserva y perpetúa su cultura a través de las generaciones. 

Además de sus grandes saberes, considera que su gran patrimonio es la familia, hijos , nietos, bisnietos.

Es un ejemplo de vida.

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Claudia Mingiaca

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Taty Almeyda

Nació el 28 de junio de 1930 en el barrio de Belgrano. Su padre, Carlos Vidal Miy, fue un oficial de Caballería, su madre fue Alicia Uranga. Su tío, Raúl Uranga, fue gobernador de Entre Ríos durante la presidencia de Arturo Frondizi. Tuvo tres hermanas mujeres y un varón: el varón fue coronel y las hermanas se casaron con oficiales de Aeronáutica.​

Su infancia transcurrió en la provincia de Mendoza y la de Buenos Aires. Estudió magisterio en la Escuela Normal Superior N° 7 del barrio porteño de Almagro. Ejerció la docencia algunos años.​

Contrajo matrimonio con un compañero del magisterio en 1953. Taty y Jorge Almeida tuvieron tres hijos: Jorge, Alejandro y Fabiana.​

Su vida cambió a partir del secuestro y desaparición de su hijo Alejandro Almeida, de 20 años, el 17 de junio de 1975, por la organización paramilitar de derecha Triple A. Pero recién en 1979 escuchó sobre las Madres de Plaza de Mayo y decidió acercarse a ellas, comenzando así su camino de militancia por los derechos humanos.​

Así inició su incansable lucha en reclamo por la aparición con vida de su hijo, y por memoria, verdad y justicia. Participó de innumerables rondas en Plaza de Mayo. Como parte del colectivo de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, dio entrevistas, charlas, conferencias, asistió a eventos de diversa índole, siempre en apoyo de causas relacionadas con los derechos humanos. ​

En el año 2015 fue instalado un retrato suyo en la exposición permanente del Museo del Bicentenario ubicado detrás de la Casa Rosada.

 Archivo Hasenberg-Quaretti

Credit: Getty Images/Ricardo Ceppi
Taty Almeida: "No estamos solas porque sembramos memoria y amor" - Radio  Caput

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Taty_Almeida

«Declararon personalidad destacada a “Taty” Almeida». diario26.com. 25/04/11. Consultado el 17/03/17.

 «“Taty” Almeida respaldó la lucha docente y el reclamo de los alumnos». El Diario de Madryn. 17 de septiembre de 2019. Consultado el 2 de diciembre de 2019.

 «Taty Almeida: “La juventud está comprometida y continuará nuestra lucha de memoria, verdad y justicia”». http://www.telam.com.ar. Consultado el 2 de diciembre de 2019.

 «“Si las madres pudieron, ¿por qué no nosotros?”. Tati Almeida reflexionó sobre la importancia de la movilización popular | Buenos Aires Provincia». http://www.gba.gob.ar. Consultado el 2 de diciembre de 2019.

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Página web Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Plataformas del proyecto: https://linktr.ee/AltarMujeresS.XXI

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Hebe de Bonafini

Hebe de Bonafini (La Plata, 4 de diciembre de 1928) es una activista argentina, cofundadora de la asociación Madres de Plaza de Mayo, organización de madres de detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, que gobernó Argentina entre 1976 y 1983, y de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, de la cual dependen un instituto universitario nacional, un periódico, una radio, una casa cultural, una librería y administra un centro cultural donde antes se encontraba el centro clandestino ESMA.

Presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo desde 1979, donde se destacó por la lucha contra la impunidad de los culpables de delitos de lesa humanidad así como por reivindicar la vida de los desaparecidos, rindiendo homenaje a sus actos y no solo a su desaparición.

En 1996 ―durante el menemismo― Hebe fue herida en la cabeza por la policía en una manifestación universitaria en repudio de la reforma del estatuto de la Universidad Nacional de La Plata y a la Ley de Educación Superior, cuando se ejercía una brutal represión por parte del Cuerpo de Infantería de la Bonaerense. Resultó herida y con su pañuelo blanco teñido de rojo, declaró: «La sangre del pañuelo es la amenaza más fuerte de este gobierno para decir que paremos ¡No nos van a parar! ¡Ni un paso atrás, carajo!​

El mensaje de Hebe de Bonafini a Carlos Menem: No lamento su muerte, ni  deseo que

En varias oportunidades, Hebe ha sufrido ataques, sus allegados y la asociación, desde insultos, amenazas de muerte y torturas. En 2001, dos personas ingresaron a su domicilio y, al no encontrarse, torturaron a su hija Alejandra, que fue golpeada y quemada con cigarrillos.​

Bonafini fue invitada a dar conferencias y charlas, tanto en el interior y en el exterior, entre otros lugares, en un campamento de los Sin Tierra, en el Mato Grosso (en Brasil); en Chiapas (en México) con la invitación que les hiciera el Subcomandante Marcos; la Universidad de California, en Riverside (Estados Unidos) al recibir un título Honoris Causa; La Habana (Cuba), donde en una de las oportunidades fue oradora en el festejo del Primero de Mayo; Asturias (en España), invitada por el Grupo de Apoyo del País Vasco; Caracas (Venezuela) en las Segundas Jornadas de Salud Mental; Puerto Rico, en la asamblea del Colegio de Abogados; Milán, Brescia, Verona, Turín, Rívole, Riccione y Módena (en Italia), invitada por el Comité de Solidaridad Internacionalista Arco Iris; París (Francia), cuando la fundación recibió el Premio UNESCO de Educación por la Paz; Belgrado (Yugoslavia), para participar de un repudio a la guerra.​

Desde 2004, difunde su pensamiento en programas de radio, como Transformaciones del Pañuelo Blanco (desde 2007), o La Voz de las Madres.

Desde 2008, las Madres de Plaza de Mayo administran el Centro Cultural Nuestros Hijos, en el ex campo de concentración ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) en Buenos Aires.

Derechos humanos es política (2006)

En el discurso por los 30 años de las Madres de Plaza de Mayo, el 1 de mayo de 2006, Hebe dirigió un discurso sobre su posición como madre de desaparecidos: Rebeldes, locas, prepotentes; nos paramos ante el poder y dijimos «acá estamos». Pusimos el cuerpo que es lo único que tenemos para poner […] hay mucho que hacer. Todavía hay hambre, desocupación y necesidad de viviendas […] [Otras organizaciones de Derechos humanos] no entienden esto de disfrutar. Nosotras sí, porque vencimos a la muerte, queridos hijos. Vencimos al verdugo. Esto es vida pura, llena de amor y de abrazos […] con esos hijos que nos nacieron después, estamos sembrando un nuevo camino, que no deja de ser revolucionario, construyendo, marchando junto a quienes nos necesitan […] Queridos hijos. Su sangre no fue inútil, florece en cada barrio, en cada lugar donde hombres y mujeres levantan su puño por trabajo digno, por vivienda. […] [Remarco] la unidad latinoamericana, indispensable para llegar al socialismo […] El imperialismo y la CIA son voraces, no se cansan. […] ¡Patria o muerte, venceremos!

También ha dejado expresado que ella siempre hizo política, diciendo que los derechos humanos es también que la gente trabaje, coma, etc

A fines de 2015, fue imputada por un fiscal federal por supuestos cargos de «incitación a la violencia colectiva» y «atentado contra el orden público» por reanudar las Marchas de la Resistencia de las Madres, las cuales habían sido cesadas desde la Presidencia de Néstor Kirchner y fueron reanudadas desde la asunción de Mauricio Macri a la jefatura nacional.​

Diferentes medios señalaron que en 2018 se incrementan los embates de la alianza Cambiemos a la figura de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, por lo que sumo pontífice le envió una misiva a Bonafini en la que se solidariza con ella.

Hebe (tercera desde la izquierda) con el Premio Extraordinario Bicentenario de la Revolución de Mayo a los Derechos Humanos junto a Estela de Carlotto, otras galardonadas y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Casa Rosada (Presidencia de la Nación argentina)

Hebe de Bonafini recibió una carta del papa Francisco

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Hebe_de_Bonafini

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-10028-2002-09-11.html

https://lahaine.org/musica/sting_solas.htm

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Página web Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Plataformas del proyecto: https://linktr.ee/AltarMujeresS.XXI

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Norita Cortiñas

Nora Morales de Cortiñas (Buenos Aires, 22 de marzo de 1930), más conocida como Nora o Norita Cortiñas, es psicóloga social, militante y defensora de los derechos humanos, cofundadora de Madres de Plaza de Mayo y posteriormente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.​

Su hijo Gustavo Cortiñas, militante del Partido Justicialista y de la organización Montoneros en la Villa 31,​ fue detenido desaparecido en Castelar, provincia de Buenos Aires, el 15 de abril de 1977, cuando trabajaba en el Ministerio de Economía de la Nación por parte de miembros de las Fuerzas Armadas.

Desde 1977 Nora Cortiñas forma parte de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quienes reclaman a las autoridades el castigo para los culpables de los secuestros, torturas y desapariciones forzadas de aproximadamente 30 000 personas durante la dictadura militar de 1976 a 1983. Viaja por todos los continentes llamando a la solidaridad con los familiares de los desaparecidos y la sanción a los culpables de los crímenes de lesa humanidad en su país. Como profesora universitaria ha realizado análisis y estudios acerca de la relación entre la dictadura militar, deuda externa y crisis económica en Argentina.​

Profesora honoraria en la misma facultad en la que cursaba su hijo cuando fue desaparecido, es también una convencida de la necesidad de despenalizar el aborto.

Mostró su apoyo a la causa del aborto legal, siendo oradora en la marcha de Ni una menos del 4 de junio del 2018 a favor del mismo.

Nora Cortiñas: “A los desaparecidos los llevamos en la piel y en las venas”  – Radio Gráfica

Nora Cortiñas, a sus 80, es capaz de llevar su pañuelo blanco de Catamarca a Honduras en la misma semana y no sólo de manera testimonial, sino como partícipe activa en la defensa de los derechos humanos y también en la denuncia cuando éstos son violados.

Lanzan una campaña en las redes sociales para encontrar el bastón de Nora  Cortiñas | Entrelíneas.info

“Nada cayó en saco roto –concluye Nora sobre estos 33 años de lucha–. Pudimos sacar afuera tanto dolor. Fuimos muy golpeadas, nosotras y nuestras familias pero nada fue inútil. El aprendizaje fue en las calles. Hoy vemos todo con más conciencia. La trata de personas, el derecho de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo, el derecho a la tierra de los pueblos originarios, los desaparecidos de la democracia, Julio López, Iván Torres, Luciano Arruga… Los organismos de derechos humanos tenemos la obligación y el compromiso de tomar estos temas. El duelo es de siempre, y la dimensión del dolor es diaria, cada día, todos los días, la ausencia está.»

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Nora_Corti%C3%B1as

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/101269-31907-2008-03-25.html

https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-6154-2010-12-03.html

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Página web Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Plataformas del proyecto: https://linktr.ee/AltarMujeresS.XXI

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

FARKHUNDA MALIKZADA

FARKHUNDA MALIKZADA

Una mujer afgana de 27 años fue asesinada en Kabul el 19 de marzo del 2015. 

Farkhunda trabajaba como profesora de religión en la mezquita del Rey de las Dos Espadas, ubicada muy cerca de Kabul y del río del mismo nombre. Según la versión oficial, Farkhuna habría denunciado a mulás de vender amuletos, fuera del recinto religioso, los cuales azuzaron a los transeúntes en contra de la mujer, acusándola falsamente de haber quemado una copia del Corán. La multitud se lanzó en contra de Farkhunda y la llevó a un área cercana a las márgenes del rio Kabul donde inició su linchamiento.

Despúes de golpear, patear, arrojarle objetos y lapidar a Farkhunda, un conductor le pasó encima una camioneta Toyota, la turba le llevó encima de un puente donde le prendió fuego a su cuerpo. Un testigo presencial dijo que la turba cantaba consignas anti-estadounidenses y antidemocráticas mientras golpeaba a Farkhunda.

Muchos de los presentes llevaban consigo sus teléfonos móviles, por lo cual existen videos que están publicados en la red que muestran el ataque.

Las investigaciones policiales revelaron que no quemó nada. Su muerte condujo a 46 arrestos, 19 policías, 27 civiles y a protestas encabezadas por activistas de los derechos de las mujeres.

El 22 de marzo un grupo de mujeres vestidas de negro cargó el ataúd de Farkhunda desde una ambulancia hasta un sitio de oración y luego a un cementerio. Esto significó una ruptura a las tradiciones islámicas, que establecen que los funerales son realizados y atendidos por hombres.

El 23 de marzo centenares de mujeres protestaron por el ataque, exigiendo al gobierno que persiga a los responsables por la muerte de Farkhunda. El crimen supuso una causa de unión entre los grupos de activistas de derechos de mujeres de Afganistán. El martes 24 miles de personas protestaron contra el ataque delante del Ministerio afgano de justicia en Kabul.

Cumplidos 40 días del asesinato, cientos de personas acudieron al exterior de la mezquita donde ocurrieron los hechos e hicieron una representación del linchamiento. La actriz Lina Alam hizo el papel de la víctima como forma de protesta. Otras mujeres lucieron pancartas reclamando justicia para los culpables y algunas lucieron el rostro pintado de rojo, representando los últimos momentos de vida de la víctima en los cuales luce con el rostro absolutamente ensangrentado.

El padre de la mujer alegó que la policía podría haber hecho más para salvar a Farkhunda. El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani ordenó una comisión para investigar el asesinato y calificó el hecho como “abominable”. También declaró que la policía de Afganistán está demasiado ocupada con la insurgencia talibán que en los asuntos locales. Nur Ul-Haq Ulumi, el Ministro para el Interior de Afganistán, dijo que el 23 de marzo que 26 personas habían sido arrestadas en conexión con el asesinato.

Estudiantes del islam en Afganistán expresaron su indignación por el crimen. Ahmad Ali Jebreili, un miembro del Consejo de la Ulama de Afganistán, encargado de administrar la ley islámica, condenó el ataque acusándolo de contravenir el islam. Haji Noor Ahmad, un clérigo local, dijo: “las personas vienen y ejecutan a una persona arbitrariamente, esto es totalmente prohibido y fuera de la ley. Aún así algunos justificaron su asesinato y expresaron su rabia pública. Abu Ammaad Yasir Qadhi, un becario islámico conservador prominente, expresó su horror en su página de Facebook y dijo: “Una señal de una nación civilizada es como trata a sus mujeres. ¡Espero que Alá restaure el honor y el respeto que las mujeres merecen en nuestras sociedades!”. 

CORTE AFGANA ANULA SENTENCIAS A MUERTE DE LOS CONDENADOS POR EL LINCHAMIENTO DE FARKHUNDA

Una corte de apelaciones afgana anuló las sentencias a muerte que le fueron impuestas a cuatro 

hombres por su implicación en el linchamiento de una joven el pasado mes de marzo en Kabul.

Farkhunda Malikzada fue atacada en un lugar religioso después de ser falsamente acusada de haber quemado una copia del Corán, el libro sagrado para los musulmanes.

Farkhunda fue lapidada hasta la muerte, después un coche le pasó por encima y finalmente le prendieron fuego.

La corte también absolvió totalmente al guardián del centro religioso, que supuestamente fue quien hizo la acusación inicial e incitó a una muchedumbre de gente a atacar a la joven.

Tanto la familia Farkhunda como activistas de los derechos humanos han expresado su furia ante la decisión, que fue tomada en secreto durante una sesión de la corte de apelación celebrada el miércoles en Kabul a puerta cerrada.

¿Puede decirse que ha cambiado algo en Afganistán desde que Farkhunda fue asesinada?

Equal Times ha preguntado a destacadas activistas de los derechos de la mujer. La mayoría reconoce que los desafíos para hacer realidad su sueño de igualdad de derechos en Afganistán siguen siendo enormes.

“Nosotras hemos luchado y presionado por nuestros derechos y lo seguiremos haciendo; de hecho fue gracias a nuestra insistencia que las autoridades prosiguieron con el caso”, explica.

La presión de los medios de comunicación, de la sociedad civil y de la comunidad internacional condujo a un rápido veredicto inicial en el caso de Farkhunda: cuatro sospechosos fueron condenados a muerte el 5 de mayo del año pasado, y otras ocho personas fueron condenadas a 16 años de cárcel.

Pero a principios de este mes, el Presidente Mohammad Ashraf Ghani ordenó la reapertura del caso. Su portavoz, Syed Zafar Hashmi, declaró ante la prensa en Kabul que se le ha pedido al recién nombrado Fiscal General que su máxima prioridad sea hacer justicia en el caso Farkhunda.

Debido a la delicada naturaleza del caso (una cuestión religiosa), el desarrollo de los procedimientos legales se mantiene cerrado a los medios de comunicación. De los 46 individuos arrestados, 19 eran policías y 27 civiles.

De esos 46, 13 hombres han sido condenados por el Tribunal Supremo. Tres de ellos han recibido condenas de 20 años de cárcel, mientras que los otros 10 han sido condenados a 14 años de cárcel. Las condenas han sido tachadas de inapropiadas.

El adivinador, que según los investigadores instigó los ataques contra Farkhunda, ha sido declarado inocente en segunda instancia por el tribunal. Al guardián del templo, que en un primer momento se le condenó a muerte por ser el origen de la falsa acusación de que Farkhunda había quemado un Corán, se le ha conmutado la sentencia por 20 años de cárcel.

“Es una amarga ironía que el último revés a la justicia para Farkhunda Malikzada se haya producido la víspera del Día Internacional de la Mujer”, dice Patricia Gossman, Investigadora Principal para Human Rights Watch (HRW).

Fawzia Koofi es una de las figuras políticas más conocidas del país. Tampoco ella está satisfecha con los veredictos ni con los procedimientos interminables.

“El poder judicial es una institución independiente. Sus actividades deberían ser acordes con la ley, y los plazos de sus actividades deberían establecerse de manera clara”, expresa. Gossman considera que el límite legal para cerrar este tipo de casos debería ser de aproximadamente nueve meses.

De vuelta al lugar donde Farkhunda fue asesinada, las activistas presentes en la inauguración del monumento lamentan la falta de progresos, pero no están dispuestas a tirar la toalla.

Shahla Fareed, miembro principal de la red Afghanistan Women Network, hace hincapié en que la falta de justicia ha obligado a la familia de Farkhunda a abandonar el país.

“No queremos que se limiten a ahorcar a los jóvenes que golpearon a Farkhunda hasta la muerte. Queremos que la justicia prevalezca en todo el país para que este tipo de incidentes no vuelva a producirse en el futuro”.

Fuente: Wikipedia

Fuente: BBC News/Mundo, julio 2015

Fuente: EQUAL Times, art. Publicado por Shadi Khan Saif, abril 2016

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Marta Brizuela

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

JANE GOODALL

logo Instituto Jane Goodall

Jane Goodall nació el 3 de abril de 1934 en Londres en el seno de una familia de clase media, criándose en la posguerra en la casa familiar de Bournemouth, en el sur de Inglaterra. Allí vivió su infancia y juventud, rodeada de animales y soñando con escribir sobre los animales en África. A los 23 años comenzó a hacer realidad su sueño viajando a Kenia, donde trabajó con el famoso antropólogo Louis Leakey, hasta que éste la envió en 1960 a Gombe, Tanzania, con la arriesgada misión de investigar por primera vez a los chimpancés salvajes de la zona. Con la sola compañía de su madre y un cocinero, plantó su tienda en la selva y comenzó su proyecto de investigación que duraría en teoría 6 meses, y que continúa en el presente tras aproximadamente 60 años.
 Instituto Jane Goodall en España

Seis décadas de estudios continuos sobre chimpancés salvajes en Gombe, Tanzania
 

La joven inglesa llamada Jane Goodall desembarcó por primera vez en Gombe el 14 de julio de 1960, comenzando investigaciones de un modo que nadie había hecho antes y realizando descubrimientos que sacudieron la ciencia y que aún tienen impacto hoy. Es la historia y el impacto de la labor de esta científica pionera que desafió las convenciones y revolucionó nuestra concepción sobre los chimpancés, y también sobre los humanos.

¿Cómo evolucionó el programa de investigación?

En 1965, se estableció el Centro de Investigación de Gombe Stream y en 1977 la doctora Goodall fundó el Instituto Jane Goodall. Los incalculables datos recopilados en Gombe están ahora en una base de datos, controlados y analizados en el Centro del Instituto Jane Goodall para la Investigación de los Primates.

¿Cómo ha contribuido Gombe a la literatura científica y a la cultura general?

Desde 1960 Gombe ha sido la fuente de:
– Más de 300 artículos científicos
– 35 tesis doctorales 
– Más de 30 libros (incluyendo los best-sellers de la doctora Goodall «A la sombra del hombre» en 1971, «A través de la ventana» en 1990, «Gracias a la vida» («Reasons for hope») en 1999, «60 años en Gombe» en 2019, y un número importante de libros para niños). Algunos de esos libros en castellano están disponibles en nuestra sección de Tienda solidaria.
– Más de 12 películas (incluyendo aquellas producidas por la National Geographic Society y Animal Planet, además de una película de IMAX con Science North en 2002), entre ellas el nuevo documental «Jane» producido por National Geographic, que se estrenó en 2017 en EE.UU. y el documental «Jane, la gran esperanza», estrenado en 2020.
– Cientos de artículos populares, escritos y entrevistas de televisión y radio 
– Cientos de giras de seminarios y conferencias por todos los continentes.

Trabajando con y para la comunidad

El Instituto Jane Goodall impulsa su misión en África con el enfoque de Conservación Centrada en la Comunidad (CCC).Esto significa trabajar codo a codo con la población local, empoderándola y ofreciendo formación y recursos para atender sus necesidades básicas de manera equitativa y sostenible. El objetivo es asegurar que el desarrollo de la comunidad sea sostenible y en armonía con los chimpancés que habitan en esas zonas.
Para ello, el IJG implementa programas de conservacióneducaciónseguridad alimentaria y desarrollo sostenible que cuentan con el apoyo de la población y que generan empleo a nivel local, además de ofrecer recursos, formación y apoyo a desfavorecidos.
En Senegal y Guinea, el IJG trabaja desde distintos ámbitos para favorecer a la población. Una de las tareas fundamentales es llevar al cabo el programa de educación medioambiental para niños y niñas de la Reserva Natural Comunitaria de Dindéfélo (RNCD) con el que se procura que las generaciones más jóvenes crezcan integrando los valores de la protección de la naturaleza y empoderarlos para que lleven a cabo sus propias propuestas de mejoras en la comunidad. Se realizan también sesiones de cine ambiental, campamentos educativos, y talleres de formación en diversas materias. También se ha construido una escuela y mejorado las infraestructuras para beneficio de la comunidad local.https://imscdn.abcore.org/s/janegoodall.es/mm/image/2017097_Elena%20Serra%20(42).jpg

Otro tipo de actividades que realiza el IJG son las plantaciones de árboles frutales, plantaciones forrajeras, plantaciones de vallas verdes que protegen los cultivos de manera más sostenible y aportan beneficios a la gente, la construcción o reparación de pozos de agua en lugares clave, y proyectos para favorecer la seguridad alimentaria de la población, como la plantación de más de 700.000 árboles hasta la actualidad. Todas estas acciones se realizan con el apoyo de la comunidad y con su directa participación en el desarrollo del proyecto, lo que supone la creación de empleo.https://imscdn.abcore.org/s/janegoodall.es/mm/image/Philip%20Theunissen%20Roots%20%26%20Shoots%20(20).jpghttps://imscdn.abcore.org/s/janegoodall.es/mm/image/Jovenes%20plantando.jpg

Por otro lado, en República del Congo, el IJG emplea a más de 100 personas (cuidadoras, personal de mantenimiento y logística, veterinarios, educadoras, personal administrativo, ecoguardas, cocineras, obreros, etc.) y dinamiza la economía local a través de la compra de productos y servicios en las poblaciones aledañas, como las toneladas de fruta necesarias para el Centro de Rehabilitación de Tchimpounga, a cargo de más de 150 primates. Al mismo tiempo, se llevan a cabo actividades de Sensibilización y Educación en diversos puntos del país, que incluyen escuelas, radios y canales de televisión.
    

https://www.fulloutdoor.cl/wp-content/uploads/2021/02/jane.jpg

LA TIERRA ES MÁS QUE UN RECURSO

Fotografía: Instagram Instituto Jane Goodall Chile

Este fue el título y concepto que daría vida al nuevo video publicado por el Instituto Jane Goodall donde se recorren en imágenes distintas maravillas que entrega el planeta y que es nuestro deber proteger.

El Instituto Jane Goodall Chile estrenó a finales de enero un nuevo video para promover el cuidado del medio ambiente. Bajo la frase: “La Tierra es más que un recurso, es tu hogar”, el video cuenta con la locución y palabras de la creadora de la fundación, Jane Goodall.Un mensaje de Jane Goodall para ti: "La Tierra más que un recurso, es tu  hogar" - Ladera Sur

En la actualidad, las decisiones que tomamos día a día pueden impactar sobre la conservación del planeta, del medio ambiente y de todo lo que nos rodea. Para esto, la invitación por parte del Instituto Jane Goodall, es a volver a conectarse con el entorno y considerar que es más que un recurso, sino que el hogar de todos.

“Existe un lugar único, donde los colores nacen en la tierra. Un lugar donde las estrellas, se pueden tocar, y esculturas se alzan desde hace millones de años. Un lugar, donde gigantes flotantes, hablan a kilómetros de distancia y seres milenarios han sido testigos de toda la historia. Aquí, donde el paisaje es decorado por antiguos volcanes que se alzan desde la tierra y jardines crecen bajo la tierra, unas frágiles y únicas condiciones aparecieron”, con estas palabras provenientes de la boca de Jane Goodall comienza el video que fue realizado por un equipo compuesto por Cristian Muñoz- Donoso, Christian Muñoz, Moris Muñoz y Julio Abarca.

El Instituto Jane Goodall mantiene 29 oficinas a lo largo del mundo, además de un programa de educación ambiental Roots & Shoots se extiende a más de 130 países. El trabajo que realiza está basado en el trabajo científico y la visión de la doctora Jane Goodall. Se centra en la investigación de la vida salvaje, la conservación de las especies, educación y el desarrollo sustentable.

Dentro de los valores que promueve está el respeto y el cuidado a todos los seres vivos y a los ambientes en que ellos habitan. Para esto, consideran que el conocimiento conduce a la comprensión, buscando animar a actuar de manera cooperativa.

En Chile, el instituto se dedica anualmente a la realización del Día de la Fauna Chilena. En su edición 2020 debió realizarse de forma virtual por la crisis sanitaria mundial que se encuentra viviendo el planeta. Es por esto, que debieron tomar una serie de aprendizajes que permitieron llevar el día de la fauna chilena a una versión que pueda llegar a más personas en sus próximas ediciones.

Se espera que se pueda llegar a más personas, de la mejor forma, para poder concientizar sobre el cuidado de la fauna chilena. La edición 2021, contará como embajador con el Picaflor de Juan Fernández.

Las búsquedas por educar a mayor cantidad de personas, es que se realizó a finales del 2020 el primer encuentro Roots & Shoots de latinoamérica y El Caribe, el que contará con la participación de 12 países, además de la fundadora Jane Goodall.

Para revisar el video completo publicado por Jane Goodall ingresa al canal de Youtube del Instituto Jane Goodall Chile.

Jane también nos habla de los géneros e igualdades.

Mi mensaje a las niñas que quieren ser científicas. Jane Goodall:

Finalmente es importante recordar su mensaje por el día internacional de la Paz 2021:

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Estela Luisa Torres

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

MARIA ANA LOPEZ, CHIPERA PARAGUAYA

María Ana López: el lazo solidario entre el chipa y las madres solteras 

María Ana: La reina de la Chipa

María Ana López, paraguaya, fabricando y comercializando un auténtico producto regional como el chipa, panecillo a base de harina de mandioca más queso, leche  y grasa, logra  recuperar lazos heredados de la cultura guaranítica y fortalecerlos con una trama de mujeres en la búsqueda de nuevos paradigmas para luchar contra el patriarcado. Esta mujer respetada en la sociedad por sus pares por el capital simbólico que la enaltece: honradez, solidaridad y sentido de la justicia social, recrea un espacio de juego en el campo económico donde se ponen en cuestión las estrategias para la convivencia en comunidad .El capital económico de todes se vio beneficiado, pero también el capital social por los lazos de cooperación afianzados en el tiempo. El capital cultural de distribuir y replicar un saber milenario, como lo es amasar chipa,  que pasa de boca en boca entre mujeres marginadas socialmente, adquiere aquí una fortaleza que posibilitará el sustento de muchas familias. Así el habitus de comer chipa cuando se matea, se pasa de visita o se comparte con amiges ,en la zona del litoral del Río Paraná, dio pie para desarrollar, paso a paso un emprendimiento en el que  se puso a fabricar su propia mercancía, comprando las materias primas  directamente a los campesinos y derivó en la posterior comercialización, a través de una red de madres solteras como también lo fueron ella, su madre y su abuela, tendiendo a través de la comida y lo laborioso , un abrazo solidario a quienes, sin pareja, deben llevar adelante familias. Esa chipa denota comida pero connota trabajo solidario que se puede  replicar en otras comunidades, respaldando el empoderamiento de mujeres que, como en  los grupos amazónides  que todavía viven, veneran una  vinculación fuerte entre mujer y cocción. La mujer siempre es la que guarda la semilla, justamente por el tema de la maternidad, el cuidado, la posibilidad de engendrar. Es la guardiana de la memoria genética y distribuye el alimento en la comunidad

Así María Ana y sus chiperas son agentes de trasmisión cultural pero también propiciadoras de los cambios necesarios para hacer más digno el lugar de la mujer, en el camino de la lucha por su dignidad.

Enlaces:

María Ana ( Chipera ) , https://www.youtube.com/watch?v=p92Xbsjntyg&ab_channel=%C3%9ANICOSPORLATELE, (Visitado el 1 de mayo de 2021)

María Ana: La reina de la Chipa, https://www.youtube.com/watch?v=Z0LvTYT54L8&ab_channel=PyEventos

(Visitado el 1 de mayo de 2021)

Chiperia Maria Ana, https://www.facebook.com/search/top?q=Chiperia%20Maria%20Ana, (Visitado el 1 de mayo de 2021)

Videos disponibles:

María Ana: La reina de la Chipa, https://www.youtube.com/watch?v=Z0LvTYT54L8,  (disponible al 9/11/2021)

Amigo Camionero Visitó la Chipería María Ana , https://www.youtube.com/watch?v=vYnGO64xRbk&t=8s, (disponible al 9/11/2021)

María Ana ( Chipera ), https://www.youtube.com/watch?v=p92Xbsjntyg, (disponible al 9/11/2021) 

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Marìa Claudia Mingiaca

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Ana Gallardo

¿Quién es Ana Gallardo?

Materiales frágiles, ideas contundentes, acciones necesarias

 Ana Gallardo

(Buenos Aires, Argentina, 1958)

Es una artista autodidacta rosarina con una reflexión muy profunda sobre temas que trascienden, la vejez, lo femenino, los roles y la construcción del género como emergente cultural así como las contradicciones sociales y sus respectivas hipocresías están presentes en su práctica artística y en su discurso como artista. Se formó en los talleres de Víctor Grippo, Miguel Davila, Joge Diciervo y Juan Doffo, de madre y padres artistas, pintora y poeta respectivamente, la imagen y la palabra están presentes en su obra de manera contundente. Activa desde los años 80 integró el grupo de la X[1] encontrando en este espacio modos de reflexionar y pensar el arte. Actualmente vive en México pero su práctica impacta en varios países y sensibilidades. El arte ocupa un lugar que trasciende la actividad económica, no vive de vender obra… pero puede vivirse a través de sus reflexiones y proyectos. Participa de manera activa en una serie de proyectos independientes dirigidos a promover el arte local, a dar visibilidad a prácticas que no ingresan a los circuitos comerciales o institucionales y a vincular artistas mujeres, principalmente, de distintas generaciones.

En sus palabras “…

Uno de los puntos que mi trabajo propone es la manera de ejercer el arte como una herramienta testimonial, de transformación, política. Vengo abordando diferentes planos de la violencia de género, como la violencia en la ilegalidad del aborto y la violencia doméstica; las mujeres como armas de guerra; la violencia en el envejecer. Cada proyecto intuye su materialidad, lo tomo porque está ahí, a mi lado. Combina la necesidad y la urgencia de mis intereses…”

Conocerla es nuestro objetivo, ser con ella nuestra tarea.

Video de youtube

Los lazos, los testimonios y la lucha reflexiva

Tener derecho a decir parece ser la forma más clara y lúcida que aborda en su práctica, poner imagen y dar peso al relato íntimo a la experiencia vivida, a los vestigios como testimonio a esa historia oral que tiene como protagonista al deseo de vivir, una vida sin restricciones de ningún tipo, a transitar un camino de experiencias, donde estas últimas son las que se materializan en un poético objeto inmaterial como obra. Registros, videos, fotos, son los modos de evocar ese instante donde con recursos humildes y frágiles plantea una historia rica y fuerte de las vidas anónimas que merecen ser narradas.

Sus obras deambulan por instalaciones, puestas performáticas, dibujos, fotos y conmovedoras narraciones orales.

Tierra, recuerdos y posibilidades de decir articulan un relato que es voz de otras voces, fuerza para otras luchas y  reflexiones sobre cruzadas por el poder elegir.

Esta investigación se llevó adelante en el 2021 año movilizador para el colectivo de mujeres argentinas que pudo ver, luego de muchas luchas, movilizaciones y relecturas, concretado el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Cabe recordar que en Argentina, antes de esta modificación histórica, el aborto estaba autorizado para situaciones específicas, riesgo de vida de las personas gestantes o en caso de violación, argumentos que movilizaban reflexiones sobre la condición de la vida, punibilizando mas el deseo sexual como modo de concepción, que la vida en gestación en sí misma.

Recorrer la vasta producción de obra de la artista hizo difícil poder elegir, pero presentamos estas como disparadoras de su peso en el campo artístico y social, como cimbronazo de nuestras reflexiones y luchas.

Material descartable: Pared de perejiles / Agujas de tejer, 1998/2000

¿Por qué estas obras? rescatando las palabras de la artista “…La violencia en la clandestinidad del aborto expone un problema de hipocresía de clase…” 

De abuso económico. De abuso de las religiones. De corrupción estatal.  

Los objetos de la vida doméstica ponen el foco sobre las relaciones de poder que se esconden en eso que llamamos “vida privada”. Estos objetos, materiales recurrentes en situación de urgencia, logran desarmar la fantasía de la felicidad femenina asociada al trabajo doméstico y al hogar. Se convierten en armas, en material quirúrgico, son utilizados para interrumpir embarazos en la clandestinidad. De otro modo, dejan ver las maneras en que las mujeres, a lo largo de la historia, han logrado afirmar su deseo de no ser madres a pesar de la criminalización. Lo doméstico como ámbito quirúrgico, como herramienta política.

 Una reflexión movilizadora, sin duda de la precariedad y la invisibilizacion, es el perejil no se pudre, se seca, cambia de color, muta. En esa mutación contiene toda la memoria, y nuevamente se convierte en testigo.​ La idea del testigo, la instauración del testimonio silencioso anónimo de esas mujeres que debieron hacer ante el no deseo, la imposibilidad, la carencia económica.


Dibujos textuales. Carbón sobre pared, 2020

“Comprendo el dibujo en carbón como una herramienta primitiva, primaria, prehistórica, de género, que da cuenta o da testimonios de la historia de la humanidad Percibo el dibujo como una herramienta popular, que genera un gesto urgido”

Los dibujos de Ana Gallardo invaden como la naturaleza caótica los espacios paredes completas parecen evidenciar las grandes y complicadas intersecciones que habitan los testimonios de violencia contra nuestro género y los géneros diversos, el carbón profundo primitivo precario y volátil es capaz de generar más gritos de un gesto urgido de un tiempo convulsionado.  Un relato mínimo se hace presente en sus márgenes con letras sumamente pequeñas, escritas con goma de borrar, descubren un relato.

Esa ubicación obliga al espectador a concentrarse, a poner también el cuerpo, a bajar la cabeza, someter la mirada, y descubrir un testimonio aterrador de mujeres/niñas/ancianas, que relatan situaciones personales de las violencias a las que se han visto sometidas en guerras, en problemas raciales o de clase.

Los materiales hablan, el carbón como ceniza de otra cosa que fue en su momento, un cuerpo quemado, otro testimonio.

“…Me interesan los procesos de trabajo. Darle valor a todos aquellos estados que generan dudas, incertidumbre, malestar. Particularmente tengo mucha consideración por todo aquello que se considera fracasado. Me regodeo en el trabajo colectivo. Abordo diferentes planos de la violencia y actualmente lo focalizo en la violencia del envejecer…”

Las narrativas cotidianas tienen un lugar preponderante en la práctica artística de Ana Gallardo, tanto en la obra mencionada más arriba Material descartable (2000) como en  Manifiesto escéptico (1999) y Políticas corporales (2002), son tres instalaciones que tratan la problemática del aborto. Lo biográfico se pone de manifiesto (en el despectivo sentido que niega politicidad al planteo) como el aborto ilegal es puesto en escena, así se reivindica la célebre máxima feminista por la cual lo personal es social y político.

Las búsquedas expresivas de la artista suponen indagaciones diversas que materializan reflexiones sobre su propia vida es el caso de Autorretrato (2001). La escena se compone con un reproductor de sonido situado junto a un banquito que invita a escuchar un famoso bolero cantado por Gallardo a capella. El tema de la voz, el canto, el objeto del recuerdo y la historia de amor serán tópicos recurrentes en su producción. La video performance Casa Rodante (2007) registra el tránsito de la artista y su hija junto a otros amigos arrastrando con una bicicleta diversos muebles usados en un trayecto de ocho kilómetros. Estos objetos son parte de herencias y recuerdos, patrimonio sensible que llevan a La exploración del espacio biográfico En otras obras realizadas en soporte videográfico, como Mi tío Eduardo (2006) o Mi padre (2007) o en las instalaciones Tía Rosita (2004) y La hiedra (2006), la artista escribe la vida de los otros. Estos proyectos tienen en común la indagación en las historias de vida, en su mayoría, de personas mayores de setenta años.

El amor presenta el tema que convoca de una u otra forma la obra total, las relaciones de apoyo amorosas, de lucha son las que vertebran las prácticas artísticas, un orden a las sensaciones y los recuerdos produce  una documentación de estos relatos siempre implica un proceso por el cual esa escritura es producción de experiencia. El punto de partida es el hallazgo, por parte de la artista, de un artículo que casualmente retrata la llegada de sus padres a la ciudad de Rosario procedentes de España. Se trata de un viaje en tren en el momento en que la madre de Gallardo ya se encuentra embarazada de días de la artista.

Acercarnos a la obra de la artista supone poder  dar cuenta del valor de vivir con otros, de construirnos en esa relación de comunidad “…me gusta la actividad de buscar personas y hablar con ellas sobre sus historias de vida. En los actos cotidianos y las relaciones afectivas, percibo hechos artísticos…” “la construcción del vínculo es procesual” marcado por el encuentro interpersonal, “se trata de un vínculo privado, a partir del cual se establece un compromiso”, así “la construcción de la obra responde al proceso mismo, el cual incorpora el azar, el sinnúmero de conversaciones y de complicidades que componen cada una de las experiencias”

Bienal de Venecia (2015)

El pedimento (2009) y Un lugar para vivir cuando seamos viejos (2008). ¿Acaso estas acciones, objetos y prácticas artísticas funcionan con la lógica de los ready made?. En el caso de El pedimento la práctica reapropiada es un culto procedente de la zona de Oaxaca en México, donde la gente ofrenda objetos modelados en barro representando sus pedidos en el santuario de la virgen de Juquila. El primer pedimento realizado por la artista se realizó con el barro de las orillas del Paraná, en su ciudad natal, Rosario. Luego se produjeron diversos encuentros donde Gallardo invita a familiares, amigos y conocidos a modelar una pieza de arcilla con “su deseo más profundo, pero pensado en la vejez”. El circuito del pedimento se ha ido extendiendo desde entonces, avanzando sobre distintas ciudades y países. La etapa final del proyecto prevé el traslado de las figuras de barro a Juquila en un recorrido terrestre.

 Un lugar para vivir cuando seamos viejos propone repensar la idea de vejez en nuestra sociedad reelaborando las condiciones de vida en las que trascurre. Desmontando la discursividad social que define a la vejez como una etapa de carencia y deterioro, Con este objetivo documentan e investigan actividades cotidianas y dispositivos habitacionales para recrear dicha “arquitectura utópica” Leonor Arfuch retoma este término a partir de Hans-Georg Gadamer definiéndolo como la “(…) unidad de una totalidad de sentido donde interviene una dimensión intencional, es algo que se destaca del flujo de lo que desaparece en la corriente de la vida”. La autora también rescata de la concepción de Gadamer el vínculo entre vivencia y estética: al encontrarse la vivencia extrañada del continuo de la vida y simultáneamente representar el “todo de ésta, la vivencia estética, por su impacto peculiar en esa totalidad, representa la forma esencial de la vivencia en general”. En las obras de los tres artistas analizados encontramos por un lado, las vivencias personales anteriores al proyecto tomadas como un ready-made y, en otro sentido, las vivencias que se producen en el mismo proceso de realización que también son fundamentales para escribir los relatos de las historias de vida. En el caso de Ana Gallardo, los encuentros interpersonales con quienes participan en sus proyectos van construyendo un vínculo donde se hace posible revivir los relatos biográficos. ¿Por qué Ana Gallardo es parte de Altar de Mujeres en el siglo XXI? Es innegable el peso de la reflexión sobre las construcciones culturales que hace sobre lo femenino y las disidencias, porque sus materiales frágiles cotidianos y domésticos impulsan reflexiones potentes de gran valor para tejer nuevos lazos, es importante en tanto permite pensar las relaciones de apoyo y comprensión desde una fortaleza amorosa.

Mujeres pensando temas nodales de nuestro tiempo, desde la fragilidad y el compromiso, la lucha como única forma de reflexión de un tiempo del que más que testigo somos testimonio.

Me interesan los procesos de trabajo.

Darle valor a todos aquellos estados que generan dudas, incertidumbre, malestar. Particularmente tengo mucha consideración por todo aquello que se considera fracasado. Me regodeo en el trabajo colectivo. Abordo diferentes planos de la violencia y actualmente lo focalizo en la violencia del envejecer.

Ana Gallardo

Referencia bibliográfica:

ARFUCH, Leonor; El espacio biográfico. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2010.

BAEZA, Feda; «Escrituras de la vida cotidiana»En Caiana. Revista de Historia del Arte y Cultura Visual del Centro Argentino de Investigadores de Arte (CAIA).N° 2 | Año 2013 en línea desde el 4 julio 2012.

BARTHES, Roland; Cómo vivir juntos: simulaciones novelescas de algunos espacios cotidianos. Buenos Aires: Siglo XXI editores Argentina, 2003.

BOURRIAUD, Nicolas; Estética relacional. Buenos Aires: Adriana Hidalgo editora, 2008.

DE CERTEAU, Michael; La invención de lo cotidiano. Artes de hacer, tomo I. México: ITESO/ UIA, 2006.

GALLARDO, Ana; Ana Gallardo obras 1999-2009. Buenos Aires: Alberto Sendrós, 2010.

GALLARDO, Ana; “Investigación / Infraestructura”. Catálogo de exposición. Buenos Aires, CCEBA, 2009.

Somos con otros…. SOMOS MAS

A cargo de Marcela Cortez y Sofia Smaldone

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Sofia Smaldone y Marcela Cortez

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Shamsia Hassani

MUJER AFGANA INVESTIGADA

SHAMSIA HASSANI

https://www.youtube.com/channel/UCZ4A1QA9fjxGdUk3Zzmvmew

Nacida como refugiada en Teherán, Shamsia es una artista visual, profesora en la cátedra de   escultura en la Universidad de Bellas Artes ubicada en la ciudad de Kabul, capital de Afganistán.

Reconocida a nivel mundial, luego de que los talibanes asumieron el control de Afganistán , Hassani se ha convertido en la primera grafitera de un país que lleva años en guerra,es que a través del grafiti, ella narra los sucesos que viven a diario, fundamentalmente, las mujeres.

Los talibanes han demostrado,en efecto, que no están dispuestos  a proteger o restar los derechos humanos, provocando un clima de temor entre los afganos,desde ataques de represalia y restricciones a las mujeres, represión a las protestas,los medios de comunicación y la sociedad civil.

La falta de conexión de telefonía móvil en muchas zonas y los cortes de internet que aíslan a los afganos, en medio de la profunda represión talibán, cargada de homicidios selectivos de civiles y soldados que se habían rendido, así como también el bloqueo de ayuda humanitaria en el valle de Panjshir, a 120 km de Kabul.

 Los talibanes tomaron Kabul y prometen el retorno a una ley islámica estricta, eso significa para las mujeres afganas, el sometimiento a una serie de abusos contra sus derechos, como son la libertad de movimiento, libertad de expresión,  restricción del  acceso a la educación y el reinicio de prácticas antiguas como el matrimonio forzado, entre otros.    

Entonces, en respuesta a la  dramática situación imperante, la mayoría de las personas defensoras de los derechos humanos se  esconden en sus casas, bajo la amenaza de constante arresto, tortura o la muerte.La mayoria de los artistas se repliegan, tambien por temor  las represalias  y hacen desaparecer de las redes sus posteos, mientras que Hassani, se rebela con su arte, a cielo abierto y en el espacio expandido.

Es allí, en las paredes afganas,  donde Shamsia, lo hace, salpicando con imágenes, el desolado e incierto destino, mostrando al mundo entero las miserias humanas,y para eso  usa como soporte los frentes que quedaron de los edificios destruidos tras los bombardeos, en una ciudad de hombres.Ella desafia la cultura patriarcal musulmana  al pintar a las mujeres sin burka ni boca, y con ropa tradicional, se viste a si misma con barbijo y el hijab que es el velo para cubrir cabeza y cuello que la ley proveniete del Coran predice.

Sus murales son exposiciones de mujeres en lucha por sus derechos, paz e igualdad, en una sociedad masculina dominante, dando visibilidad a las vivencias de las afganas, sin temor al peligro Hasani ofrece resistencia en las calles de Kabul, como así también viaja a otros países donde participa en exposiciones en galerías de Europa, Estados Unidos y Asia.Ha sido reconocida en la lista de los 100 mejores pensadores globales de la revista norteamericana Foreign Policy y también fue incluida en el segundo volumen de Goodnight Sories  

Sus obras muestran una variedad de emociones :libertad y miedo, esperanza y miedo, las imágenes de las mujeres no tienen boca, algunas llevan instrumentos musicales , o elementos de la naturaleza.  

A su vez , Shamsia Hassani Intenta reconstruir el arte devastado por la guerra, mostrando al mundo mujeres empoderadas y embelleciendo la oscuridad imperante de la ciudad con colores y sueños de esperanza.   

Referencias  

https://www.dw.com/es/la-grafitera-shamsia-hassani-da-voz-a-los-temores-de-las-mujeres-afganas/a-58910133

https://www.telam.com.ar/notas/202108/566190-shamsia-hassani.html

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Monica Ocampo

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Martha Ferro

Martha Isolina Ferro

Tinta Roja – Documental sobre Crónica (Parte 1 de 5)

Martha Ferro fue una feminista trotskista, cronista de policiales, titiritera de cachiporra, periodista, editora, poeta beatnik y agitadora popular. Su voz fue una fuerte crítica a las desigualdades sociales, económicas y sexuales propias del régimen capitalista y patriarcal. 

Su obra periodística visibilizó la violencia hacia las mujeres y las travestis, aportando una perspectiva feminista y de género, carente en la prensa policial de la época. Dió voz a personajes y situaciones habitualmente ignoradas por el periodismo formal: lxs pibes de la calle, lxs jóvenes perdidos por la droga, la gente humilde que sólo pedía una oportunidad, lxs estafadxs, los accidentes de lxs trabajadorxs precarizadxs, lxs afectados por las inundaciones, los travesticidios, los casos de gatillo fácil y la violencia institucional. Martha estaba muy comprometida con las urgencias de las clases humildes. En la redacción atendía denuncias, abría expedientes propios e insistía a las víctimas para que fueran a los grupos de autoayuda. Para Martha la lucha social era la lucha de clases, con una mirada moderna donde el sujeto era «la mujer trabajadora».

En tiempos de Terrorismo de Estado, Martha organizó un espacio cultural en un sótano en el barrio de San Telmo, lugar que combinó lucha de clases y sociabilidad lésbica. Un verdadero lugar de resistencia, de reunión de lesbianas, feministas, mujeres trotskistas y homosexuales. Junto con la poeta Diana Bellessi contribuyó a sacar del país información sobre Madres de Plaza de Mayo para ser difundida por los exiliados en el exterior.

Como titiritera continúo visibilizando las injusticias con sus títeres de cachiporra, entre los que se destaca Isolina, un títere que recorría la lucha de las mujeres y que –como los títeres de Villafañe-, enfrentaba el peligro con un “chímpete, chámpata”. Toda una irreverencia frente a la dictadura y el patriarcado. En sus obras de títeres Martha solía escenificar el conflicto social entre la ley y su transgresión, a través de las figuras del policía y el ladrón, a la vez que se delineaba una punzante y perspicaz crítica a las instituciones, en especial a la familia, mediante el uso de la ironía. El personaje del ladrón simbolizaba la “diferencia”, aquello que se desvía de la normalidad y de la moralidad. 

Martha Ferro nació en Barracas en 1942, en el seno de una familia de clase media baja, de inmigrantes italianos y vascos. Su abuela anarquista le transmitió la historia de la huelga de inquilinos de 1907 y la participación de las mujeres en esa huelga y en la Semana Roja de 1909. Su madre soñaba con ser jefa de la División Homicidios y Martha quería escribir esas historias. Ellas y las novelas de Juan Carlos Chiappe y Juan José de Soiza Reilly, plantaron la semilla para esta cronista de policiales y titiritera de cachiporra. A los 10 años con unos amigos ya escribía un diario en la escuela El Carocito «para que crezca la verdad» donde denunciaban desde los bancos rotos hasta al almacenero que fiaba y robaba y a un prostíbulo del barrio donde golpeaban a las chicas.

En 1960 la expulsaron de la secundaria por lesbiana. Estudió Psicología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y en 1967 se va a Nueva York, en busca de Allen Ginsberg. Allí vivió durante siete años trabajando de costurera, ayudante de cocina, empleada doméstica, vendedora de panchos en un carrito, mientras trabaja a favor de la infancia puertorriqueña y agitaba inquilinos latinos en el Lower East Side, organizando las Rent Strikes (huelgas de alquiler). Estremecida por  la violencia física y el maltrato hacia las mujeres, estudió las teóricas anglosajonas y aprendió de las experiencias de algunos colectivos feministas radicales como Las Vengadoras que devolvían palizas y denunciaban socialmente a los golpeadores. Sus luchas demostraban que las soluciones punitivas no encarnaban una alternativa, las respuestas penales significaban más amenazas para su seguridad que promesas de resolución. 

En 1974 volvió a Buenos Aires, empezó a militar en el PST y se convirtió en delegada gremial en la fábrica de galletitas Terrabusi. 

En 1976, en pleno contexto de terrorismo de estado, organizó un espacio cultural en un sótano de San Telmo, refugio de lesbianas “karmáticas” y homosexuales. Le prestó su pasaporte a la dirigente trotskista Nora Ciapponi, para que viaje a Nicaragua a la toma del bunker del dictador Anastasio Somoza, mientras que junto con la poeta Diana Bellessi logró sacar del país información sobre Madres de Plaza de Mayo para ser difundida por los exiliados en el exterior. 

Tras un allanamiento en el sótano, se exilió como linyera en la Isla Maciel. Vivió en la casa de Mingocha, una reconocida prostituta del lugar, con quien estuvo en pareja. En la Maciel las mujeres estaban muy organizadas, hacían zanjas y brigadas para golpear a los violadores y echarlos de allí. De esta forma, Martha celebraba el mandato del grupo neoyorkino “Las Vengadoras”. 

En 1978 volvió a la ciudad y el PST le encargó dirigir la revista Todas, publicación que resultaría crucial en la historia del periodismo feminista argentino. Con una tirada de tres mil ejemplares y dos presentaciones teatrales, la revista generó una cuota de esperanza y resistencia cultural en medio de la dictadura. Dirigida a las obreras, trabajadoras de sanidad, bancos, fábricas y docentes, la revista logró que muchas mujeres trabajadoras se organizaran, comprendieran la lucha socialista y se volvieran feministas.

En la revista se trataban temas de género y desigualdad, como la doble jornada, la violencia doméstica, el trabajo de las enfermeras y maestras, la discriminación y la inferioridad salarial. Visibilizaban la violación, el reclamo del uso de métodos anticonceptivos y, en especial, la situación de la mujer maltratada. Se publicó una nota a doble página llamada «Violencia Doméstica», bajo el título «El pan nuestro de cada día». Todas ofrecía un panorama sobre las crecientes olas de violencia que estaban sucediendo en Londres, París y San Sebastián y las multitudinarias manifestaciones feministas de repudio y exigencia de castigo. En el número II aparece una columna con casos de violencia hacia las mujeres levantados de los diarios nacionales, sin la connotación clásica de la época de definirlos como crímenes pasionales. También existía una sección literaria donde se publicaban cuentos de escritoras inglesas del siglo XIX. 

Además de su publicación, hacían encuentros quincenales en los que incorporaban sus propias vivencias, lecturas feministas y la exploración de la sexualidad como campo de transformación social. Aquí Martha creó a Isolina. “Isolina fue un personaje entrañable, que llegaba de una manera diferente a las laburantes”.

Después escribió para La Voz, un diario de Olavarría, en una sección llamada «La Mujer». Su perspectiva estaba vinculada estrechamente a los organismos de derechos humanos y a las urgencias políticas de la transición democrática. 

Trabajó en la revista ¡Esto! donde se dedicó a investigar los asesinatos de mujeres, travestis y prostitutas a manos de la policía, y también la situación de vida de las travestis pobres del conurbano. En ¡Esto! terminó de pulir su lenguaje policial, creando términos como “hienarios”, que luego la acompañaron en Crónica.

En 1982 entró a Crónica, al suplemento «Croniquita» hasta llegar a ser su directora. Escribió sobre casos de gatillo fácil y violencia institucional, y contribuyó con la organización de la Correpi. La especialidad de Martha fue lo que ella denominó el “policial tramontina”. “Yo me encargo de los casos en los que se matan con un cuchillo de cocina. Porque no me va eso de que una fundación te dé diez lucas para investigar y después publicar un libro sobre un caso en el que ya sabemos quiénes son los culpables. En los casos simples está todo. Me interesan las historias cotidianas”. (Suplemento Radar – Página12)

Martha convertía los confusos testimonios que le llegaban, en información concreta y clara para ser publicada en el diario. Cuando la policía no tomaba las denuncias, publicaban en el diario los cadáveres de las mujeres y las fotos que evidenciaban cómo las habían desfigurado, porque una vez que salía en Crónica, la policía hacía lo que debería haber hecho en un principio.

En Crónica cubrió valientemente casos policiales emblemáticos como el de Mabel Adriana Montoya (1983), Cecilia Giubileo (1986), Alicia Muñiz (1988) y Jimena Hernández (1988). Como delegada gremial logró poner en tapa la marcha de las feministas contra Monzón. «Mujeres marchan contra Monzón», marcando un antes y un después en el tratamiento periodístico de la violencia hacia la mujer. Martha fue la primera en usar la palabra Travesticidio para dar cuenta de la sistematicidad de los asesinatos de las travestis durante  fines de los ´80 y la década de los ´90. 

Escribió en Crónica durante dieciocho años, hasta julio de 2001, cuando la despiden luego de una huelga que impidió la publicación de tres ediciones. Fue la primera vez en la historia del periodismo gráfico que Prensa para un diario por tres ediciones.

Desde la década de los ́90, Martha formó en La Boca a por lo menos tres generaciones de titiriterxs. Martha decía que era para sacar pibes de la pasta base o del cartón por peso. Los títeres de cachiporra eran su pasión cultural. Le causaba rechazo la estética de las clases medias. Su gusto se inclinaba hacia los productos de las clases populares y de los marginales. Los títeres de cachiporra fueron popularizados en España por García Lorca. Ese títere termina con todas las injusticias tomando las armas.  “Yo digo que en el único lugar donde triunfa el bien, es en el teatro de títeres de cachiporra”. “Siempre me gustó hacer obras de ladrones donde se descubre quién es el chorro.” (Radar – La cronista Roja – Página 12)

En el 2005 en Olavarría junto con Griselda Astudillo formaron la Compañía de titiriterxs Medias Rojas, además de luchar por el aborto legal, seguro y gratuito. 

En 2010 se casó con su pareja Adriana Carrasco. Un año después, la madrugada del 26 de febrero de 2011, Marta Ferro murió por un cáncer atribuido al cigarrillo.

El sótano de San Telmo.

En la esquina de Defensa y Pasaje San Lorenzo, una puerta de madera color verde, cerrada con candado, atesora una valerosa historia de lucha de clases y sociabilidad lésbica en los años del terrorismo de Estado.

En enero del ’76  la compañera de Martha, a quien había conocido en NYC, una artista que se dedicaba a la cerámica, los títeres y el dibujo, alquiló el sótano. En principio, el lugar estaba pensado con el fin de montar un taller, pero Martha le comenzó a imprimir un movimiento importante organizando reuniones con las chicas del partido y funciones de títeres. 

Las actividades del sótano se difundían de boca en boca, y se realizaban en diferentes horarios y días por una cuestión de seguridad. Se hacían a puertas cerradas y una participante oficiaba de campana, ya sea quedándose en el umbral o recorriendo la cuadra fumando un cigarrillo. Acontecía allí una pedagogía feminista inédita por los temas que se discutían sobre la emancipación de la mujer y por la modalidad para llevar adelante la actividad, comparable a un centro de formación cultural y política. Las actividades culturales que se desarrollaban eran múltiples: obras de títeres, proyección de películas, diapositivas y fotos, danzas, teatro, música. Y siempre incluía el debate y la discusión posterior.

Mujeres de diferentes clases sociales se acercaban al sótano buscando no sólo un espacio para pensarse como mujeres, sino también buscando ese espacio de encuentro de mujeres que gustaban de mujeres, como una oportunidad para identificarse con el otro, en su totalidad, políticamente, culturalmente, sexualmente, en toda su sensibilidad.

El sótano funcionó unos meses durante 1976 hasta que fue allanado por la policía previo al golpe militar. La artista que lo alquilaba regresó a Nueva York y Martha se refugió en la Isla Maciel, en la casa de Mingocha. Después en el 78, cuando se aplaca la represión contra el PST, regresa y recupera el sótano y lo pone en funcionamiento. El sótano se volvió un lugar dinámico, con reuniones de mujeres del PST, talleres artísticos y juntadas políticas. Había reuniones y gente que iba a vivir, manteniendo así el tipo de sociabilidad beatnik que trajo de Nueva York.

El sótano ligó sexualidad y política, sociabilidad y conciencia de clase, lesbianismo y trotskismo, en un clima de clandestinidad y represión estatal.

 (El sótano de San Telmo – Valeria Flores)

Referencias

Tinta Roja

Sotano de San Telmo

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Bedi Sol

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas