FARKHUNDA MALIKZADA

FARKHUNDA MALIKZADA

Una mujer afgana de 27 años fue asesinada en Kabul el 19 de marzo del 2015. 

Farkhunda trabajaba como profesora de religión en la mezquita del Rey de las Dos Espadas, ubicada muy cerca de Kabul y del río del mismo nombre. Según la versión oficial, Farkhuna habría denunciado a mulás de vender amuletos, fuera del recinto religioso, los cuales azuzaron a los transeúntes en contra de la mujer, acusándola falsamente de haber quemado una copia del Corán. La multitud se lanzó en contra de Farkhunda y la llevó a un área cercana a las márgenes del rio Kabul donde inició su linchamiento.

Despúes de golpear, patear, arrojarle objetos y lapidar a Farkhunda, un conductor le pasó encima una camioneta Toyota, la turba le llevó encima de un puente donde le prendió fuego a su cuerpo. Un testigo presencial dijo que la turba cantaba consignas anti-estadounidenses y antidemocráticas mientras golpeaba a Farkhunda.

Muchos de los presentes llevaban consigo sus teléfonos móviles, por lo cual existen videos que están publicados en la red que muestran el ataque.

Las investigaciones policiales revelaron que no quemó nada. Su muerte condujo a 46 arrestos, 19 policías, 27 civiles y a protestas encabezadas por activistas de los derechos de las mujeres.

El 22 de marzo un grupo de mujeres vestidas de negro cargó el ataúd de Farkhunda desde una ambulancia hasta un sitio de oración y luego a un cementerio. Esto significó una ruptura a las tradiciones islámicas, que establecen que los funerales son realizados y atendidos por hombres.

El 23 de marzo centenares de mujeres protestaron por el ataque, exigiendo al gobierno que persiga a los responsables por la muerte de Farkhunda. El crimen supuso una causa de unión entre los grupos de activistas de derechos de mujeres de Afganistán. El martes 24 miles de personas protestaron contra el ataque delante del Ministerio afgano de justicia en Kabul.

Cumplidos 40 días del asesinato, cientos de personas acudieron al exterior de la mezquita donde ocurrieron los hechos e hicieron una representación del linchamiento. La actriz Lina Alam hizo el papel de la víctima como forma de protesta. Otras mujeres lucieron pancartas reclamando justicia para los culpables y algunas lucieron el rostro pintado de rojo, representando los últimos momentos de vida de la víctima en los cuales luce con el rostro absolutamente ensangrentado.

El padre de la mujer alegó que la policía podría haber hecho más para salvar a Farkhunda. El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani ordenó una comisión para investigar el asesinato y calificó el hecho como “abominable”. También declaró que la policía de Afganistán está demasiado ocupada con la insurgencia talibán que en los asuntos locales. Nur Ul-Haq Ulumi, el Ministro para el Interior de Afganistán, dijo que el 23 de marzo que 26 personas habían sido arrestadas en conexión con el asesinato.

Estudiantes del islam en Afganistán expresaron su indignación por el crimen. Ahmad Ali Jebreili, un miembro del Consejo de la Ulama de Afganistán, encargado de administrar la ley islámica, condenó el ataque acusándolo de contravenir el islam. Haji Noor Ahmad, un clérigo local, dijo: “las personas vienen y ejecutan a una persona arbitrariamente, esto es totalmente prohibido y fuera de la ley. Aún así algunos justificaron su asesinato y expresaron su rabia pública. Abu Ammaad Yasir Qadhi, un becario islámico conservador prominente, expresó su horror en su página de Facebook y dijo: “Una señal de una nación civilizada es como trata a sus mujeres. ¡Espero que Alá restaure el honor y el respeto que las mujeres merecen en nuestras sociedades!”. 

CORTE AFGANA ANULA SENTENCIAS A MUERTE DE LOS CONDENADOS POR EL LINCHAMIENTO DE FARKHUNDA

Una corte de apelaciones afgana anuló las sentencias a muerte que le fueron impuestas a cuatro 

hombres por su implicación en el linchamiento de una joven el pasado mes de marzo en Kabul.

Farkhunda Malikzada fue atacada en un lugar religioso después de ser falsamente acusada de haber quemado una copia del Corán, el libro sagrado para los musulmanes.

Farkhunda fue lapidada hasta la muerte, después un coche le pasó por encima y finalmente le prendieron fuego.

La corte también absolvió totalmente al guardián del centro religioso, que supuestamente fue quien hizo la acusación inicial e incitó a una muchedumbre de gente a atacar a la joven.

Tanto la familia Farkhunda como activistas de los derechos humanos han expresado su furia ante la decisión, que fue tomada en secreto durante una sesión de la corte de apelación celebrada el miércoles en Kabul a puerta cerrada.

¿Puede decirse que ha cambiado algo en Afganistán desde que Farkhunda fue asesinada?

Equal Times ha preguntado a destacadas activistas de los derechos de la mujer. La mayoría reconoce que los desafíos para hacer realidad su sueño de igualdad de derechos en Afganistán siguen siendo enormes.

“Nosotras hemos luchado y presionado por nuestros derechos y lo seguiremos haciendo; de hecho fue gracias a nuestra insistencia que las autoridades prosiguieron con el caso”, explica.

La presión de los medios de comunicación, de la sociedad civil y de la comunidad internacional condujo a un rápido veredicto inicial en el caso de Farkhunda: cuatro sospechosos fueron condenados a muerte el 5 de mayo del año pasado, y otras ocho personas fueron condenadas a 16 años de cárcel.

Pero a principios de este mes, el Presidente Mohammad Ashraf Ghani ordenó la reapertura del caso. Su portavoz, Syed Zafar Hashmi, declaró ante la prensa en Kabul que se le ha pedido al recién nombrado Fiscal General que su máxima prioridad sea hacer justicia en el caso Farkhunda.

Debido a la delicada naturaleza del caso (una cuestión religiosa), el desarrollo de los procedimientos legales se mantiene cerrado a los medios de comunicación. De los 46 individuos arrestados, 19 eran policías y 27 civiles.

De esos 46, 13 hombres han sido condenados por el Tribunal Supremo. Tres de ellos han recibido condenas de 20 años de cárcel, mientras que los otros 10 han sido condenados a 14 años de cárcel. Las condenas han sido tachadas de inapropiadas.

El adivinador, que según los investigadores instigó los ataques contra Farkhunda, ha sido declarado inocente en segunda instancia por el tribunal. Al guardián del templo, que en un primer momento se le condenó a muerte por ser el origen de la falsa acusación de que Farkhunda había quemado un Corán, se le ha conmutado la sentencia por 20 años de cárcel.

“Es una amarga ironía que el último revés a la justicia para Farkhunda Malikzada se haya producido la víspera del Día Internacional de la Mujer”, dice Patricia Gossman, Investigadora Principal para Human Rights Watch (HRW).

Fawzia Koofi es una de las figuras políticas más conocidas del país. Tampoco ella está satisfecha con los veredictos ni con los procedimientos interminables.

“El poder judicial es una institución independiente. Sus actividades deberían ser acordes con la ley, y los plazos de sus actividades deberían establecerse de manera clara”, expresa. Gossman considera que el límite legal para cerrar este tipo de casos debería ser de aproximadamente nueve meses.

De vuelta al lugar donde Farkhunda fue asesinada, las activistas presentes en la inauguración del monumento lamentan la falta de progresos, pero no están dispuestas a tirar la toalla.

Shahla Fareed, miembro principal de la red Afghanistan Women Network, hace hincapié en que la falta de justicia ha obligado a la familia de Farkhunda a abandonar el país.

“No queremos que se limiten a ahorcar a los jóvenes que golpearon a Farkhunda hasta la muerte. Queremos que la justicia prevalezca en todo el país para que este tipo de incidentes no vuelva a producirse en el futuro”.

Fuente: Wikipedia

Fuente: BBC News/Mundo, julio 2015

Fuente: EQUAL Times, art. Publicado por Shadi Khan Saif, abril 2016

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Marta Brizuela

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s