Ana Gallardo

¿Quién es Ana Gallardo?

Materiales frágiles, ideas contundentes, acciones necesarias

 Ana Gallardo

(Buenos Aires, Argentina, 1958)

Es una artista autodidacta rosarina con una reflexión muy profunda sobre temas que trascienden, la vejez, lo femenino, los roles y la construcción del género como emergente cultural así como las contradicciones sociales y sus respectivas hipocresías están presentes en su práctica artística y en su discurso como artista. Se formó en los talleres de Víctor Grippo, Miguel Davila, Joge Diciervo y Juan Doffo, de madre y padres artistas, pintora y poeta respectivamente, la imagen y la palabra están presentes en su obra de manera contundente. Activa desde los años 80 integró el grupo de la X[1] encontrando en este espacio modos de reflexionar y pensar el arte. Actualmente vive en México pero su práctica impacta en varios países y sensibilidades. El arte ocupa un lugar que trasciende la actividad económica, no vive de vender obra… pero puede vivirse a través de sus reflexiones y proyectos. Participa de manera activa en una serie de proyectos independientes dirigidos a promover el arte local, a dar visibilidad a prácticas que no ingresan a los circuitos comerciales o institucionales y a vincular artistas mujeres, principalmente, de distintas generaciones.

En sus palabras “…

Uno de los puntos que mi trabajo propone es la manera de ejercer el arte como una herramienta testimonial, de transformación, política. Vengo abordando diferentes planos de la violencia de género, como la violencia en la ilegalidad del aborto y la violencia doméstica; las mujeres como armas de guerra; la violencia en el envejecer. Cada proyecto intuye su materialidad, lo tomo porque está ahí, a mi lado. Combina la necesidad y la urgencia de mis intereses…”

Conocerla es nuestro objetivo, ser con ella nuestra tarea.

Video de youtube

Los lazos, los testimonios y la lucha reflexiva

Tener derecho a decir parece ser la forma más clara y lúcida que aborda en su práctica, poner imagen y dar peso al relato íntimo a la experiencia vivida, a los vestigios como testimonio a esa historia oral que tiene como protagonista al deseo de vivir, una vida sin restricciones de ningún tipo, a transitar un camino de experiencias, donde estas últimas son las que se materializan en un poético objeto inmaterial como obra. Registros, videos, fotos, son los modos de evocar ese instante donde con recursos humildes y frágiles plantea una historia rica y fuerte de las vidas anónimas que merecen ser narradas.

Sus obras deambulan por instalaciones, puestas performáticas, dibujos, fotos y conmovedoras narraciones orales.

Tierra, recuerdos y posibilidades de decir articulan un relato que es voz de otras voces, fuerza para otras luchas y  reflexiones sobre cruzadas por el poder elegir.

Esta investigación se llevó adelante en el 2021 año movilizador para el colectivo de mujeres argentinas que pudo ver, luego de muchas luchas, movilizaciones y relecturas, concretado el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Cabe recordar que en Argentina, antes de esta modificación histórica, el aborto estaba autorizado para situaciones específicas, riesgo de vida de las personas gestantes o en caso de violación, argumentos que movilizaban reflexiones sobre la condición de la vida, punibilizando mas el deseo sexual como modo de concepción, que la vida en gestación en sí misma.

Recorrer la vasta producción de obra de la artista hizo difícil poder elegir, pero presentamos estas como disparadoras de su peso en el campo artístico y social, como cimbronazo de nuestras reflexiones y luchas.

Material descartable: Pared de perejiles / Agujas de tejer, 1998/2000

¿Por qué estas obras? rescatando las palabras de la artista “…La violencia en la clandestinidad del aborto expone un problema de hipocresía de clase…” 

De abuso económico. De abuso de las religiones. De corrupción estatal.  

Los objetos de la vida doméstica ponen el foco sobre las relaciones de poder que se esconden en eso que llamamos “vida privada”. Estos objetos, materiales recurrentes en situación de urgencia, logran desarmar la fantasía de la felicidad femenina asociada al trabajo doméstico y al hogar. Se convierten en armas, en material quirúrgico, son utilizados para interrumpir embarazos en la clandestinidad. De otro modo, dejan ver las maneras en que las mujeres, a lo largo de la historia, han logrado afirmar su deseo de no ser madres a pesar de la criminalización. Lo doméstico como ámbito quirúrgico, como herramienta política.

 Una reflexión movilizadora, sin duda de la precariedad y la invisibilizacion, es el perejil no se pudre, se seca, cambia de color, muta. En esa mutación contiene toda la memoria, y nuevamente se convierte en testigo.​ La idea del testigo, la instauración del testimonio silencioso anónimo de esas mujeres que debieron hacer ante el no deseo, la imposibilidad, la carencia económica.


Dibujos textuales. Carbón sobre pared, 2020

“Comprendo el dibujo en carbón como una herramienta primitiva, primaria, prehistórica, de género, que da cuenta o da testimonios de la historia de la humanidad Percibo el dibujo como una herramienta popular, que genera un gesto urgido”

Los dibujos de Ana Gallardo invaden como la naturaleza caótica los espacios paredes completas parecen evidenciar las grandes y complicadas intersecciones que habitan los testimonios de violencia contra nuestro género y los géneros diversos, el carbón profundo primitivo precario y volátil es capaz de generar más gritos de un gesto urgido de un tiempo convulsionado.  Un relato mínimo se hace presente en sus márgenes con letras sumamente pequeñas, escritas con goma de borrar, descubren un relato.

Esa ubicación obliga al espectador a concentrarse, a poner también el cuerpo, a bajar la cabeza, someter la mirada, y descubrir un testimonio aterrador de mujeres/niñas/ancianas, que relatan situaciones personales de las violencias a las que se han visto sometidas en guerras, en problemas raciales o de clase.

Los materiales hablan, el carbón como ceniza de otra cosa que fue en su momento, un cuerpo quemado, otro testimonio.

“…Me interesan los procesos de trabajo. Darle valor a todos aquellos estados que generan dudas, incertidumbre, malestar. Particularmente tengo mucha consideración por todo aquello que se considera fracasado. Me regodeo en el trabajo colectivo. Abordo diferentes planos de la violencia y actualmente lo focalizo en la violencia del envejecer…”

Las narrativas cotidianas tienen un lugar preponderante en la práctica artística de Ana Gallardo, tanto en la obra mencionada más arriba Material descartable (2000) como en  Manifiesto escéptico (1999) y Políticas corporales (2002), son tres instalaciones que tratan la problemática del aborto. Lo biográfico se pone de manifiesto (en el despectivo sentido que niega politicidad al planteo) como el aborto ilegal es puesto en escena, así se reivindica la célebre máxima feminista por la cual lo personal es social y político.

Las búsquedas expresivas de la artista suponen indagaciones diversas que materializan reflexiones sobre su propia vida es el caso de Autorretrato (2001). La escena se compone con un reproductor de sonido situado junto a un banquito que invita a escuchar un famoso bolero cantado por Gallardo a capella. El tema de la voz, el canto, el objeto del recuerdo y la historia de amor serán tópicos recurrentes en su producción. La video performance Casa Rodante (2007) registra el tránsito de la artista y su hija junto a otros amigos arrastrando con una bicicleta diversos muebles usados en un trayecto de ocho kilómetros. Estos objetos son parte de herencias y recuerdos, patrimonio sensible que llevan a La exploración del espacio biográfico En otras obras realizadas en soporte videográfico, como Mi tío Eduardo (2006) o Mi padre (2007) o en las instalaciones Tía Rosita (2004) y La hiedra (2006), la artista escribe la vida de los otros. Estos proyectos tienen en común la indagación en las historias de vida, en su mayoría, de personas mayores de setenta años.

El amor presenta el tema que convoca de una u otra forma la obra total, las relaciones de apoyo amorosas, de lucha son las que vertebran las prácticas artísticas, un orden a las sensaciones y los recuerdos produce  una documentación de estos relatos siempre implica un proceso por el cual esa escritura es producción de experiencia. El punto de partida es el hallazgo, por parte de la artista, de un artículo que casualmente retrata la llegada de sus padres a la ciudad de Rosario procedentes de España. Se trata de un viaje en tren en el momento en que la madre de Gallardo ya se encuentra embarazada de días de la artista.

Acercarnos a la obra de la artista supone poder  dar cuenta del valor de vivir con otros, de construirnos en esa relación de comunidad “…me gusta la actividad de buscar personas y hablar con ellas sobre sus historias de vida. En los actos cotidianos y las relaciones afectivas, percibo hechos artísticos…” “la construcción del vínculo es procesual” marcado por el encuentro interpersonal, “se trata de un vínculo privado, a partir del cual se establece un compromiso”, así “la construcción de la obra responde al proceso mismo, el cual incorpora el azar, el sinnúmero de conversaciones y de complicidades que componen cada una de las experiencias”

Bienal de Venecia (2015)

El pedimento (2009) y Un lugar para vivir cuando seamos viejos (2008). ¿Acaso estas acciones, objetos y prácticas artísticas funcionan con la lógica de los ready made?. En el caso de El pedimento la práctica reapropiada es un culto procedente de la zona de Oaxaca en México, donde la gente ofrenda objetos modelados en barro representando sus pedidos en el santuario de la virgen de Juquila. El primer pedimento realizado por la artista se realizó con el barro de las orillas del Paraná, en su ciudad natal, Rosario. Luego se produjeron diversos encuentros donde Gallardo invita a familiares, amigos y conocidos a modelar una pieza de arcilla con “su deseo más profundo, pero pensado en la vejez”. El circuito del pedimento se ha ido extendiendo desde entonces, avanzando sobre distintas ciudades y países. La etapa final del proyecto prevé el traslado de las figuras de barro a Juquila en un recorrido terrestre.

 Un lugar para vivir cuando seamos viejos propone repensar la idea de vejez en nuestra sociedad reelaborando las condiciones de vida en las que trascurre. Desmontando la discursividad social que define a la vejez como una etapa de carencia y deterioro, Con este objetivo documentan e investigan actividades cotidianas y dispositivos habitacionales para recrear dicha “arquitectura utópica” Leonor Arfuch retoma este término a partir de Hans-Georg Gadamer definiéndolo como la “(…) unidad de una totalidad de sentido donde interviene una dimensión intencional, es algo que se destaca del flujo de lo que desaparece en la corriente de la vida”. La autora también rescata de la concepción de Gadamer el vínculo entre vivencia y estética: al encontrarse la vivencia extrañada del continuo de la vida y simultáneamente representar el “todo de ésta, la vivencia estética, por su impacto peculiar en esa totalidad, representa la forma esencial de la vivencia en general”. En las obras de los tres artistas analizados encontramos por un lado, las vivencias personales anteriores al proyecto tomadas como un ready-made y, en otro sentido, las vivencias que se producen en el mismo proceso de realización que también son fundamentales para escribir los relatos de las historias de vida. En el caso de Ana Gallardo, los encuentros interpersonales con quienes participan en sus proyectos van construyendo un vínculo donde se hace posible revivir los relatos biográficos. ¿Por qué Ana Gallardo es parte de Altar de Mujeres en el siglo XXI? Es innegable el peso de la reflexión sobre las construcciones culturales que hace sobre lo femenino y las disidencias, porque sus materiales frágiles cotidianos y domésticos impulsan reflexiones potentes de gran valor para tejer nuevos lazos, es importante en tanto permite pensar las relaciones de apoyo y comprensión desde una fortaleza amorosa.

Mujeres pensando temas nodales de nuestro tiempo, desde la fragilidad y el compromiso, la lucha como única forma de reflexión de un tiempo del que más que testigo somos testimonio.

Me interesan los procesos de trabajo.

Darle valor a todos aquellos estados que generan dudas, incertidumbre, malestar. Particularmente tengo mucha consideración por todo aquello que se considera fracasado. Me regodeo en el trabajo colectivo. Abordo diferentes planos de la violencia y actualmente lo focalizo en la violencia del envejecer.

Ana Gallardo

Referencia bibliográfica:

ARFUCH, Leonor; El espacio biográfico. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2010.

BAEZA, Feda; «Escrituras de la vida cotidiana»En Caiana. Revista de Historia del Arte y Cultura Visual del Centro Argentino de Investigadores de Arte (CAIA).N° 2 | Año 2013 en línea desde el 4 julio 2012.

BARTHES, Roland; Cómo vivir juntos: simulaciones novelescas de algunos espacios cotidianos. Buenos Aires: Siglo XXI editores Argentina, 2003.

BOURRIAUD, Nicolas; Estética relacional. Buenos Aires: Adriana Hidalgo editora, 2008.

DE CERTEAU, Michael; La invención de lo cotidiano. Artes de hacer, tomo I. México: ITESO/ UIA, 2006.

GALLARDO, Ana; Ana Gallardo obras 1999-2009. Buenos Aires: Alberto Sendrós, 2010.

GALLARDO, Ana; “Investigación / Infraestructura”. Catálogo de exposición. Buenos Aires, CCEBA, 2009.

Somos con otros…. SOMOS MAS

A cargo de Marcela Cortez y Sofia Smaldone

Código de vinculación

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Colaboración producción de imagen e investigación: Sofia Smaldone y Marcela Cortez

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego” 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s