MANUELITA SÁENZ AIZPURU. Defensora de la independencia de los países sudamericanos y de los derechos de la mujer.

Manuelita Sáenz Aizpuru, un ícono de la revolución

Se la recuerda por ser una de las grandes defensoras de la independencia de los países sudamericanos y como una de las más destacadas y avanzadas defensoras de los derechos de la mujer.

Cuando tenía 12 años, Manuelita Sáenz Aizpuru escapaba de la casa de su tío sacerdote para escuchar las reuniones clandestinas de su vecina, Manuela Cañizares, en cuya casa se reunían las mujeres conspiradoras en contra de la corona española. Nadie podía saber que esa niña se convertiría en coronel del ejército patriota, Caballeresa del Sol condecorada por San Martín, espía, amante y compañera de Simón Bolívar hasta el final. Era el año 1809 y la conspiración y lucha por la libertad estaban empezando a brotar por toda América Latina. Pocos historiadores le hicieron honor a la vida revolucionaria de Manuelita Sáenz, siendo más conocida su relación amorosa con Simón Bolívar, libertador de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Colombia y Perú. Su vida revolucionaria, su pensamiento político en pos de la libertad de los pueblos y su participación como soldado del Ejército Patriota son aspectos que la oposición a Bolívar y el patriarcado burgués de la época se ocuparon en ocultar.

En 1797, Manuelita nacía fruto de una relación “prohibida” para la moral clerical de
la sociedad colonial de Quito, Ecuador: su madre, Joaquina Aizpuru, era una mujer
criolla y soltera que tuvo una relación con Simón Sáenz, español casado y regidor
de Quito. Su padre la entregó de niña al Convento de las Monjas Conceptas, aunque completó su educación en el monasterio Santa Catalina de Siena, en Quito, junto con las señoritas de alcurnia de la ciudad. A los quince años, Manuela sufre un gran impacto emocional al ver de cerca los asesinatos de un grupo de patriotas en Quito. Para escarmentar a la población, cortaron las cabezas de las víctimas y fueron expuestas en los sitios más concurridos de la ciudad. Manuela comenzó a reunirse en secreto con jóvenes patriotas quiteños. En 1816, en uno de tantos viajes a Panamá con su padre, es presentada a James Thorne, un inglés que la doblaba en edad y con quien la casaron en un matrimonio arreglado.
La noche del 16 de junio de 1822, Manuelita conoció a Bolívar en una fiesta en su
honor, luego de que éste entrara triunfante con el Ejército Patriota en Quito. Esa
noche comenzaron una relación de amantes, compañeros, confidentes. Con el
tiempo Manuelita no sólo se ganó la confianza plena de Bolívar, aconsejándolo
sobre estrategia política, sino también tuvo conquistas impensadas para una mujer
en aquellos años. En Lima, Manuela se perfeccionó en la disciplina militar y no
tardó en ser ascendida al grado de teniente de húsares.
Thorne en varias ocasiones pidió a Manuela que volviera a su lado. La respuesta
de ella fue contundente: seguiría con Bolívar y daba por finalizado su matrimonio.
En alguna ocasión, consultada sobre el rompimiento con su marido, Manuelita
expresó que no podía amar a un hombre que reía sin reír, que respiraba pero no
vivía y que le generaba las más agrias repulsiones. Este comportamiento
"indecente" para una mujer de la época, marcó un antecedente en donde las
mujeres eran reprimidas por una sociedad que las anulaba completamente.
Durante toda su vida Manuela siguió sus propias convicciones, las que tenía,
soñaba y anhelaba desde niña, independencia, libertad, justicia. Admiraba
grandemente a Simón Bolívar y compartían el mismo ideal. Esa admiración y amor
hacia el Libertador, es para algunos, una de las características más interesantes
de este personaje histórico. Sin embargo ella era poseedora de muchas virtudes y
fuerza de carácter que la hacían única y especial.

Ella continuó su marcha con el Ejército Patriota, y el 6 de agosto de 1824 se da la
batalla de Junín, en la cual por destacada actuación ella es ascendida a capitán de
húsares, con responsabilidades en las áreas estratégica, económica y sanitaria de
su regimiento. Cuatro meses después, luego de la batalla de Ayacucho, el
Mariscal Antonio José de Sucre da parte a Simón Bolívar de las acciones valientes
de Manuela: “Incorporándose desde el primer momento a la división de Húsares y
luego a la de Vencedores: organizando y proporcionando el avituallamiento de las
tropas, atendiendo a los soldados heridos, batiéndose a tiro limpio bajo los fuegos
enemigos; rescatando a los heridos… Doña Manuela merece un homenaje en
particular por su conducta, por lo que ruego a Su Excelencia le otorgue el grado de
Coronel del Ejército Colombiano”, dijo en la carta.

Valoración histórica
Manuela Sáenz es sin duda uno de los personajes más interesantes de las
guerras de independencia de América del Sur. Según sus detractores, su relación
con Simón Bolívar opaca sus propios méritos personales, como una de las
grandes defensoras de la independencia de los países sudamericanos y como una
de las más destacadas y avanzadas defensoras de los derechos de la mujer. 9 ​
En su tiempo fue severamente criticada por algunos de sus contemporáneos
debido a su actitud extrovertida y provocadora para la época, así como por la
influencia política que llegó a ejercer, lo que le valió el destierro. Aun muchas
décadas después de su muerte, influyentes intelectuales e historiadores omitieron
su vida en sus obras sobre la historia de la campaña libertadora, así como otros la limitaron a una condición decorativa romántica y aun denigrante, tejiendo una
leyenda sexual alrededor de su figura, la que sigue teniendo peso en la actualidad.
Recién en la mitad del siglo XX, gracias al revisionismo histórico, aparecieron
biografías y ensayos en los que se empezó a reivindicar su papel como líder en la
gesta libertadora de lo que hoy son Colombia, Ecuador y Perú. 2 ​ En los últimos
años Sáenz ha sido convertida en un icono del feminismo latinoamericano e igual, como sigue teniendo detractores, su vida también es exaltada por escritores e historiadores como Alfonso Rumazo González, Germán Arciniegas o Alberto Miramón y Pablo Neruda 10 Sin embargo, fue en la década de 1980, cuando el historiador Carlos Álvarez Saá, dio a conocer el hallazgo de los diarios personales de Manuela, así como la correspondencia personal entre ella y Simón Bolivar, documentos que completan la biografía de la heroína.

Referencia:
https://es.wikipedia.org/wiki/Manuela_S%C3%A1enzhttps://www.pagina12.com.ar/240725-manuelita-saenz-aizpuru-un-icono-de-la-revolucion

Enlace virtual:

frame (31)

“Altar Mujeres SXXI  #vidasenlucha”  es  un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas.

Página web Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI” : “Altar Mujeres SXXI  #vidasenlucha”

Pagina del archivo Face https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Dirección y responsable del proyecto:Silvia Barrios

Producción de imagen e investigación: Gabriela Olivieri

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s