JUANA AZURDUY activista y luchadora en las guerras de independencia hispanoamericanas.

JUANA AZURDUY (1780-1862)

Una de las libertadoras de América, heroína de la independencia del Alto Perú, fue una mujer mestiza que llegó a ser teniente coronel, una de las primeras mujeres del mundo en obtener ese rango militar.

Cuando Juana Azurduy nació, en 1780, la rebelión anticolonial iniciada por Tupac Amaru II para independizarse de España ya se expandía por la futura Bolivia y el resto de Hispanoamérica. Huérfana a los doce años, Juana entró al Convento de Santa Teresa de Chuquisaca para convertirse en monja, pero su espíritu activo le impidió consagrarse a Dios y fue expulsada.

En 1805 conoció al entonces estudiante de Derecho Manuel Ascencio Padilla, de quien aprendió las ideas republicanas, la lucha por la libertad y la confraternidad. Se casaron y juntos se sumaron a la Revolución de Chuquisaca, un levantamiento libertario que fue aplacado por las tropas realistas, pero que fue clave en la revitalización del movimiento de emancipación hispanoamericano. El matrimonio no dudó en unirse a los ejércitos populares, donde Juana, a pesar de que muchas veces estaba embarazada —tuvo cinco hijos—, comenzó a desarrollar una impecable técnica de combate con el sable, que la hizo destacar en las múltiples batallas en las que participó.

En 1810 se incorporó al Ejército Auxiliar del Norte, cuerpo militar argentino bajo el mando de Manuel Belgrano, con el objetivo de liberar el Alto Perú, hoy Bolivia. Padilla y Azurduy lograron reclutar una milicia de diez mil soldados, con quienes libraron distintas cruzadas que contribuyeron a la independencia de Perú y Bolivia.

En 1816 su marido fue capturado, por lo que Juana, al mando de doscientos jinetes, entre los que había mujeres indias, mestizas y criollas, fue a rescatarlo de las tropas españolas. Por su valentía, el mismo Belgrano le regaló un sable en honor a su compromiso con la independencia y en el mismo acto fue investida teniente coronel.

A pesar de que Bolivia se independizó en 1825, Juana no pudo recuperar sus bienes confiscados al principio de la guerra. Luego de que su marido muriera mientras la intentaba rescatar cuando estaba herida y apresada en la Batalla de la Laguna, Juana Azurduy pasó sus últimos años de vida en Jujuy, viviendo en la miseria.

Aun cuando Simón Bolívar la visitó, le dio una pensión y le otorgó el grado de coronel por los servicios prestados a la libertad de América, Juana fue enterrada en una fosa común. Casi un siglo después, su cuerpo fue exhumado y pasó a un mausoleo en Sucre, donde fue homenajeada por los presidentes de Argentina y Bolivia, quienes instauraron en honor de su natalicio el Día de la Confraternidad Argentina-Boliviana.

Código de vinculación

frame (15)

Colaboración en producción de biografía e imagen:

Colectivo Atmósfera
Florencia Aravena, Paz Herrera, Gina Marín, Naira Vallejos Mihotek, Carla Andrea Scerbo, Caterina Abril Vignolo.

 

Proyecto: “Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”es un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas.

Dirección y responsable del proyecto: Silvia Barrios

Página web Proyecto/archivo“Altar Mujeres SXXI #vidasenlucha”

Pagina del archivo Facebook
https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: silviabarriosarte@yahoo.com.ar

Convoca:  MediaLab Artes del Fuego”MediaLab Artes del Fuego”.      

LogoFinalMediaLab

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s