RAMONA MEDINA.

Ramona Medina vivía en la manzana 35 de la zona bajo la Autopista, en la Villa N° 31 de Retiro, Barrio Padre Mujica, en la ciudad de Buenos Aires.

Compartía su vivienda, en condiciones de hacinamiento, con otras siete personas. Entre ellas, sus hijas Maia y Guadalupe, entre diez y 14 años. Ambas dieron positivo también a la prueba de coronavirus. Una de ellas es diabética y la otra padece de discapacidad, no puede hablar ni comer sola, ni sostener su postura sin ayuda. Necesita oxigeno cada noche. 

Era una mujer de 42 años insulino dependiente. Referente de la organización La Poderosa. Esperaba hacia 4 años la relocalización de su vivienda. Tuvo que romper su casa para poder cocinar de un lado y que su hija pueda estar sentada del otro. Son seis personas hacinadas. No se entiende por qué no pueden darle una respuesta. 

Ramona, al igual que su marido, era monotributista y trabajaba como gestora de trámites y traslados para personas con discapacidad.

Estaba internada en muy grave estado de salud y formaba parte de la población de riesgo. Murió el domingo 17 de mayo en el Hospital Muñiz. “¡Nos mataron a Ramona!” publica La Garganta Poderosa. Ella había denunciado la falta de agua y el hacinamiento en la Villa 31. Durante días el Estado Nacional, Aysa y el Gobierno de la Ciudad se “tiraron la pelota” para ver de quién era la responsabilidad por la falta de agua. 

Ramona levantó su voz: “No tengo plata para comprar bidones. ¿Cómo podemos hacer para higienizarnos si no tenemos ni una gota de agua? Te dicen lavate las manos y a los pobres no les garantizan la provisión de agua. Te hablan de distanciamiento social y no impulsan un plan de viviendas que evite el hacinamiento.” 

Este sistema es tan brutal que no necesita metáforas. 

Ramona había sido coordinadora de Salud de la Casa de la Mujer en el Barrio 31. Había salido en varios programas de televisión las últimas semanas denunciando la problemática de la falta de suministro de agua, pero no fue suficiente. La solución no llegó hasta que su muerte conmovió a la sociedad, aunque sea por un momento.

El video que ella registró el 3 de mayo desde su casa y se difundió por las redes sociales fue un testimonio de las nefastas condiciones de vida que son la causa de la mayor vulnerabilidad de los ciudadanos tantas veces olvidados.

El premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel y la referente de Madres de Plaza de Mayo –línea fundadora– Nora Cortiñas, anunciaron por entonces en una carta abierta firmada por artistas, intelectuales, organizaciones sociales y sindicatos, entre otros, que denunciarían la situación que atraviesa en plena pandemia la Villa 31 frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La falta de suministro empezó a restablecerse, y sólo de manera parcial, casi dos semanas después, cuando el equipo de AySA se reunió con representantes del gobierno porteño, que se comprometieron a reactivar las obras dentro del barrio, donde la empresa estatal no tiene jurisdicción técnica. Este domingo, bajo el título “Nos mataron a Ramona”, sus vecinos y compañeros de organización pidieron justicia por su muerte. “Esto es un crimen. Y no vamos a parar, ¡hasta que paguen todos los responsables!”, escribieron 

Actualmente se sigue la lucha también en el Congreso de la Nación. Se trata de la “Ley Ramona” sobre la asignación de reconocimiento para trabajadoras y trabajadores de merenderos y comedores comunitarios durante la emergencia sanitaria en virtud de la pandemia covid-19: 

En los fundamentos del proyecto de ley están estas palabras: 

… “Por último, señor presidente, queremos expresar un sentimiento. Esta propuesta lleva como estandarte a la compañera Ramona Medina, militante y vocera de La Garganta Poderosa, vecina de la Villa 31 “Barrio Padre Carlos Mugica”. Ramona es la crónica de una muerte anunciada, es el resultado de años de olvido en la ciudad más rica del país, es la victoria de la desidia. Ramona no murió, la mataron. La mató la pobreza estructural y el abandono disfrazado de virus. Ella es nuestras compañeras, mujeres, madres y trabajadoras que ante la crisis salen a sostener la olla, que ante las injusticias ponen el cuerpo, que cuidan y conocen mejor que nadie a su pueblo y a su barrio. Ramona es nuestra bandera, es la sed de justicia social, es la esperanza en los ojos de cada vecino y vecina, es la fuerza inagotable para seguir luchando en cada barrio popular para ganarle al Covid-19, y por construir un mundo más solidario. Acompañamos con todas nuestras fuerzas a todos y todas las compañeras de La Garganta Poderosa y pedimos justicia por Ramona.”

El grupo musical Arbolito se sumó a la lucha con un video sobre Ramona:

También Roger Waters envió estas palabras para Ramona:

Referencia:

https://www.infobae.com/sociedad/2020/05/17/murio-por- coronavirus-ramona-medina-la-vecina-del-barrio-31-que-habia- denunciado-la-falta-de-agua-en-plena-pandemia/

Dirección y responsable del proyecto:Silvia Barrios

Colaboración en producción de imagen e investigación: Gloria De Paola.

Enlace virtual:

“Altar Mujeres SXXI  #vidasenlucha”  es  un laboratorio/instalación transdisciplinario en cruce con la perspectiva de género, que sintetiza el trabajo de una plataforma dedicada a la investigación y producción de obra. Un archivo global de todos los tiempos y culturas.

Página web Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI” : “Altar Mujeres SXXI  #vidasenlucha”

Pagina del archivo Face https://www.facebook.com/altarmujeressxxi/?modal=admin_todo_tour

Para sumarte a la propuesta: altarmujeresxxi@gmail.com

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s