Aisha Mohammadzai: mujer afgana fue mutilada tras escapar de una vida de abusos.

Proyecto/archivo “Altar Mujeres SXXI” es una manifestación de mujeres y movimientos de luchas de todas las épocas y culturas, voces de relatos textuales y visuales que cuestionan. Una gran instalación audiovisual e interactiva que dice BASTA a toda discriminación y violencia de género. Proximamente Buenos Aires, Argentina 2019.

 

Aisha Mohammadzai (pashtun : بی بی عایشه ) es una mujer afgana cuyo rostro mutilado apareció en la portada de la revista Time en 2010. Su historia apareció por primera vez en el Daily Beast en diciembre de 2009, lo que llevó a los médicos a enviar una oferta de ayuda.

HISTORIA

A los 12 años, su familia, consumida por las deudas la prometió en matrimonio para salvarse.  En una práctica conocida como baad, el padre de Aisha se la prometió a un combatiente talibán, como compensación por un asesinato que un miembro de su familia había cometido. Se casó a los 14 años, ahí comenzó el infierno para Aisha.

Maltratada y abusada, la joven era obligada a dormir en el establo con los animales. A los 18 años intentó escapar al abuso, pero fue capturada por la policía, encarcelada y volvió a su familia. Su padre la devolvió a su familia política. Para vengarse de su fuga, su marido y tres miembros de la familia se llevaron a Aisha a las montañas, le cortaron la nariz y las orejas y la dejaron para morir.

Aisha Mohammadzai (Bibi Aisha) 1 life examples

Imagen: https://www.google.com.ar/search?q=Aisha+Mohammadzai&rlz=1C1GIGM_enAR784AR784&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwi6r7706ILfAhUGQpAKHUpWCOkQ_AUIDigB&biw=1426&bih=695#imgrc=lhWeMhdY0bXPyM:

“Cuando me cortaron la nariz y las orejas, me desmayé. En mitad de la noche sentía como si tuviera agua fría en mi nariz”, explicó Aisha. “Abrí los ojos y ni siquiera podía ver con toda aquella sangre”, le contó a la periodista de CNN, Atia Abawi.

Abandonada a morir en las montañas, Aisha logró llegar a la casa de su abuelo. Allí, su padre se las ingenió para llevarla hasta un puesto de asistencia de Estados Unidos donde la atendieron durante 10 semanas. Luego, la llevaron a un refugio secreto en Kabul hasta que en agosto de 2010 pudieron trasladarla a Estados Unidos. En California, la Fundación Grossman Burn pagó por sus cirugías.

A cuatro años del ataque, y luego de que su imagen fuera portada de la revista Time, Aisha tiene su rostro definitivo.

Tras una primera cirugía en la que le pusieron una prótesis temporal, Aisha fue sometida a una nueva operación en la que le reconstruyeron su nariz y sus orejas con cartílagos y tejidos extraídos de otras partes de su cuerpo.

Aisha Mohammadzai ha vuelto a sonreír. Tímidamente, pero lo ha logrado.

Pero su recuperación no ha sido sencilla. Según la edición online del Daily Mail, Aisha aún tiene altibajos emocionales por la terrible experiencia que sufrió cuatro años atrás.

Tras ese período difícil de adaptación en Estados Unidos, Aisha estudia inglés y se enfrenta a la batalla de sobreponerse de las brutales y traumáticas experiencias que ha vivido.

La ONU estima que cerca del 90% de las mujeres en Afganistán han sufrido algún tipo de abuso en sus hogares.

Impacto en los medios

Aisha apareció en una portada de agosto de 2010 y en un artículo correspondiente: “Las mujeres afganas y el retorno de los talibanes”. La imagen de portada generó una enorme controversia. La imagen y el título de portada de acompañamiento “¿Qué pasa si nos vamos de Afganistán”, impulsado el debate sobre los méritos de la guerra de Afganistán.

La foto fue tomada por el fotógrafo sudafricano Jodi Bieber y fue galardonado con el World Press Photo Award en 2010. La imagen de Aisha a veces se compara a la niña afgana fotografiada de Sharbat Gula tomada por Steve McCurry.

Poco después de que Time diera a conocer la noticia, Aisha fue trasladado en avión a Estados Unidos para recibir gratis una cirugía reconstructiva.

En mayo de 2012 CNN publicó un artículo sobre la actividad de Aisha. Desde que llegó a Estados Unidos en agosto de 2010, los cirujanos decían que ella era mentalmente incompetente para manejar las responsabilidades de los pacientes en el régimen de recuperación quirúrgica. Su psicólogo, Shiphra Bakhchi, la diagnosticó con trastorno límite de la personalidad, que puede haber sido por naturaleza preexistente a lo largo de su vida.

Ella fue recogida por las mujeres del refugio para las mujeres afganas en Queens, Nueva York y posteriormente se trasladó a un hogar familiar en Maryland.

El 5 de 2012, un artículo de Jessica Ravitz en CNN, exploró los desafíos que enfrentan los Aisha durante su integración en un mundo globalizado. “que ha sido aprobado por bien intencionados extraños a su alrededor, dio a conocer como una estrella y protegido como un niño frágil”, informó Ravitz.

Su enfoque en Aisha como una persona autónoma, en lugar de un emblema, sirve como un retrato de las dificultades que enfrentan los sobrevivientes de trauma y las que les ayuden.

Autora de la ilustración: Fiorella Malfatti

Fuentes:

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Aisha_Mohammadzai

https://www.clarin.com/mundo/aisha-afgana-mutilaron-rostro-rehacer_0_Skmfa073D7x.html

Anuncios

Un comentario en “Aisha Mohammadzai: mujer afgana fue mutilada tras escapar de una vida de abusos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s