RESHMA QURESHI: casos de desfiguración con ácido en Ecuador

Reshma Qureshi sufrió una agresión que le destrozó la cara. Hoy es modelo y hace campaña para acabar con la venta de abrasivos

“Se tarda más en usar un lápiz de labios que en desfigurar con ácido”.

En este punto, en el Suburbio oeste de Guayaquil, se produjo el ataque con ácido. Foto: Elena Paucar / EL COMERCIO

Ecuador tiene ahora casos de agresiones con ácidos.

Se acercó corriendo, la tomó por el cabello y roció sobre su rostro un líquido que llevaba en un tarro metálico. Era ácido. “El cabello se le puso anaranjado y la piel se le puso café”, recuerda Cindy, su nuera. “Le echamos agua y después se la llevaron al hospital”. Hace un año, Mónica decidió separarse del padre de sus hijos. Se cansó de las agresiones, entonces pidió una boleta de auxilio. “En su momento estuvo preso 15 días por problemas de violencia intrafamiliar”

acido

Desde el sábado, Mónica estuvo en observación en el Hospital Abel Gilbert Pontón. Los médicos determinaron quemaduras en el 35% de su cuerpo, aunque en una primera valoración se habló del 50%. El rostro, uno de sus brazos, parte de la espalda, la cadera y parte de sus piernas fueron afectados por ácido sulfúrico. Según la valoración oftalmológica, hay cierto grado de afección de las córneas. John Villegas Graham, jefe del Servicio de Cirugía Plástica Reconstructiva del Abel Gilbert, dice que no es el primer caso de este tipo. El año pasado atendieron seis hechos similares: agresiones con ácido a mujeres y casi siempre premeditados, que buscaban desfigurar el rostro. “El problema de las quemaduras por agentes químicos es que causan daños irreparables. Son lesiones profundas, quemaduras de tercer grado que destruyen la piel e incluso parte de los músculos”.

El tratamiento hospitalario se puede extender por más de 30 días, entre operaciones para retirar el tejido dañado, injertos, curaciones, cirugías reconstructivas y una larga terapia psicológica. La tarde del martes, cuando se recordaba el Día Internacional de la Mujer, Mónica era trasladada en una ambulancia a la Unidad de Quemados del Hospital Luis Vernaza. “Soy la única que sabe cómo está. Emocionalmente está destrozada”, dice Sandra, una prima. En la sala de espera cuenta que el tratamiento completo le costaría a la familia entre USD 20 000 y 40 000. “Anoche entró a quirófano y le quitaron parte de la piel”. Poco después pudo entrar a verla, y 10 mi­nutos más tarde salió llorando angustiada. “Su pronóstico es reservado”, dijo. Carlos, un testigo, ayudó a capturar al agresor, a quien conocía desde pequeño.

La Policía ya tiene una copia del video, en el que además se observa la afectación que sufrieron la cuñada y la hija de la víctima. Ambas tienen quemaduras en sus piernas y según los reportes médicos deben asistir a curaciones por ocho días.

Referencia

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: https://www.elcomercio.com/actualidad/acido-quemaduras-rostro-violencia-femicidio.html.

Autora de la ilustración: Alexandra Moshenek/Ecuador

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s